Por @Alvy — 11 de Agosto de 2008

Vía Neatorama descubrí que Erik Rasmussen publicó algo sobre ambigramas en dominios de Internet, esto es, dominios que se pueden leer igual si se giran 180 grados. Tienen la limitación de que la parte final debe corresponderse con un dominio que realmente exista, bien de los territoriales o bien de los «especiales». El primer ejemplo es 6q.bg, y lo ilustra con una animación explicativa.

Otro ejemplo curioso que pensó es S3.ES pero como en los dominios españoles no se admite el registro de solo dos letras (excepto por motivos «históricos» como bt.es o pp.es) no sería posible hacerse con ese «dominio con ambigrama» ahora.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear