Por @Alvy — 15 de Octubre de 2019

He de decir como entendidillo del tema del speedcubing que esta demostración impresiona. Hasta ahora habíamos visto robots –o más bien, mecanismos variopintos– capaces de resolver el cubo en segundos, e incluso en unas décimas de segundo. O cubos que se resolvían solos (mediante mecanismos internos complicados) y cosas así. Pero un robot que diestramente resuelve el cubo con una sola mano está fuera de lo que me esperaba.

Mucha gente puede resolver el Cubo de Rubik con una mano. Yo mismo puedo hacerlo si me pongo, pero no es una de mis modalidades favoritas. Si sabes resolver el cubo simplemente tienes que ir siguiendo los algoritmos metódicamente, girando el cubo según necesites. Y se pueden minimizar los giros y movimientos para que se adapten a los movimientos de los dedos. Pero lo de este brazo robótico que resuelve el cubo de Rubik es harina de otro costal.

El mérito de los investigadores de OpenAI además es doble: no sólo enseñaron a la mano a manipular el cubo por sí misma (mediante métodos de inteligencia artificial tales como el refuerzo en redes neuronales en entornos simulados) sino que además enseñaron el camino para resolverlo sin recurrir a los algoritmos tradicionales que aprenden los speedcubers humanos. Utilizaron otra red neuronal, movimientos aleatorios (el llamado Automatic Domain Randomization, ADR) y entrenamiento por refuerzo (usando el algoritmo de Kociemba como objetivo).

Perturbaciones

Cuando todo estuvo listo y simulado millones de veces teniendo en cuenta la física del cubo, la fricción y los sensores que la mano robótica tiene en los dedos, se puso en acción. Llevan así desde mayo de 2017, cubo tras cubo. La forma de entrenamiento es tan peculiar que el sistema funciona aunque se perturben los sensores añadiendo un guante a la mano, con un suave golpe (lo que llaman «la prueba de la jirafa de peluche» – ¡literalmente!) o poniéndole un trapo encima. Si se cae el cubo al suelo se puede recolocar y el robot retoma la solución. Eso sí: en ningún sitio se indica el tiempo que tarda en resolver el cubo, que debe ser de algo más de un minuto por la pinta que tienen los vídeos.

Curiosamente debido a todas estas limitaciones el brazo robótico sólo resuelve el cubo el 60 por ciento de las veces (cubo desordenado al azar), o un 20 por ciento si el cubo está sumamente desordenado «adrede». En cualquier caso algo que ni siquiera lograría un humano sin experiencia. Esto me recordó un poco al chiste del señor que llega y ve a un perro jugando con un Gran Maestro de ajedrez. Asombrado exclama: «¡Madre mía! ¡Un perro tan inteligente que ha aprendido a jugar al ajedrez!» A lo que el Gran Maestro responde: «Sí, pero no se crea que es tan listo: sólo me gana dos de cada cinco partidas».

En definitiva: enseñar cómo resolver el cubo es todo un hito; pero enseñar la manipulación física del cubo es otra muy distinta que también está ya al alcance de las máquinas. ¡Vivimos en el futuro! Seguro que Ernő Rubik estará viendo todo esto completamente asombrado.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 30 de Agosto de 2019

Sandwich Sudoku

Sandwich Sudoku [Steam] es una variante del Sudoku en la que hay una sutil diferencia: hay menos pistas pero junto a cada fila y columna se muestra como indicación el valor de la suma de las casillas situadas entre el 1 y el 9 (no incluidos). Con esta ayuda debería bastar para resolverlo.

En el ejemplo la columna 5 muestra que la suma es 0, luego entre el 1 que se ve en la zona central y el 9 no hay ningún número más. Como el 9 no puede ir encima del 1 (porque en esa zona ya hay un 9) por lógica debe ir debajo, es decir, en la casilla central. Siguiendo con el razonamiento como en esa fila la suma la suma es 8 pero hacia la izquierda es imposible, el 1 debe ir a la derecha del 8. Y así sucesivamente…

Sandwich Sudoku incluye en el precio 40 sudokus «hechos a mano» –como manda la tradición– y 5 nuevos cada mes (100 en total) a lo largo de un año.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 24 de Julio de 2019

Todas las cifras de este bestial y titánico Cubo de Rubik son sobrehumanas. Es una simulación gigante de exactamente 32.768 «capas», es decir que forma un cubo de tamaño 32.768 x 32.768 x 32.768, con unos 6.442 millones de cuadraditos de colores en sus seis caras. Como se ve al principio del vídeo, si se construyera físicamente cada lado mediría unos 622 metros y sería casi tan alto como el Burj Kalifa. Los informáticos ya se habrán dado cuenta de que 32.768 es 215, de ahí que sea un número «redondo» para ejecutar los algoritmos.

El software que hay utilizado ShellPuppy para resolverlo es RCube (está en Github) que podría resolver cubos de hasta 65.536 capas aunque necesitaría cerca de 24 GB de RAM y un par de años funcionando en una buena máquina. Un problema sin resolver es que no hay forma de ejecutar este algoritmo en paralelo porque sería como poner a dos o más personas a resolver al mismo tiempo el mismo cubo: acabarían estorbándose e interfiriendo con sus movimientos. Me recuerda un poco a cuando nos preguntábamos hace una década Cómo resolver un puzzle entre varias personas de forma óptima, donde tampoco dimos con una respuesta clara.

Para resolver el cubo de la simulación se necesitaron 2.706 horas y algo más de 7.000 millones de movimientos; si lo hiciera un ser humano, suponiendo que pudiera físicamente hacer 4 movimientos por segundo como los speedcubers, necesitaría unos 60 años y medio.

En la simulación cada 150.000 movimientos se exportaban capturas de imagen y al final salieron cerca de 500 GB para montar la película. Uno de los problemas absurdos es que ni siquiera en una pantalla 4K se pueden ver todos los cuadraditos de las capas a la vez, porque no tienen tantos píxeles (!) La solución fue exportar imágenes de 1 gigapíxel para cada una de las 6 caras y luego mostrarlas reduciéndolas para el vídeo final.

Bonus: Rubik on the Moon, un homenaje de Ernesto Apolo 11 + Rubik.

Bonus II: Ruwik, un wiki sobre el Cubo de Rubik y puzles similares.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 7 de Junio de 2019

Escape Room Shop

Me ha encantado toparme con Escape Room Shop, una tienda rusa en Esty de un grupo de jóvenes «artesanos de los puzles» en la que hay más de cien objetos apropiados para instalar en escenarios de escape rooms, las populares «sala de escape físicas» que están tan de moda en muchas ciudades. Son bastante caros, pero alguno es incluso digno de usarse incluso como como objeto decorativo en casa (si eres muy fan de estas cosas, claro).

En la tienda hay más de cien artículos diferentes, incluyendo algunos más o menos normales como una caja registradora con códigos o laberintos metálicos y de madera. Pero es que también hay un reactor nuclear como los de las películas de acción, un huevo de dragón para aventuras a lo Juego de tronos y tableros de ajedrez o mapas en los que al colocar las piezas adecuadamente se desbloquea un mecanismo secreto.

También hay decorados como una puerta acorazada de banco, un cuadro de la Gioconda (al taparle los ojos se desbloquea) o cañerías y llaves de paso. Quien tenga algún secretillo que guardar en casa o se anime a montar uno de estos negocietes de lógica, acción y diversión, ya sabe.

(Vía The Awesomer.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear