Por @Alvy — 24 de Julio de 2019

Todas las cifras de este bestial y titánico Cubo de Rubik son sobrehumanas. Es una simulación gigante de exactamente 32.768 «capas», es decir que forma un cubo de tamaño 32.768 x 32.768 x 32.768, con unos 6.442 millones de cuadraditos de colores en sus seis caras. Como se ve al principio del vídeo, si se construyera físicamente cada lado mediría unos 622 metros y sería casi tan alto como el Burj Kalifa. Los informáticos ya se habrán dado cuenta de que 32.768 es 215, de ahí que sea un número «redondo» para ejecutar los algoritmos.

El software que hay utilizado ShellPuppy para resolverlo es RCube (está en Github) que podría resolver cubos de hasta 65.536 capas aunque necesitaría cerca de 24 GB de RAM y un par de años funcionando en una buena máquina. Un problema sin resolver es que no hay forma de ejecutar este algoritmo en paralelo porque sería como poner a dos o más personas a resolver al mismo tiempo el mismo cubo: acabarían estorbándose e interfiriendo con sus movimientos. Me recuerda un poco a cuando nos preguntábamos hace una década Cómo resolver un puzzle entre varias personas de forma óptima, donde tampoco dimos con una respuesta clara.

Para resolver el cubo de la simulación se necesitaron 2.706 horas y algo más de 7.000 millones de movimientos; si lo hiciera un ser humano, suponiendo que pudiera físicamente hacer 4 movimientos por segundo como los speedcubers, necesitaría unos 60 años y medio.

En la simulación cada 150.000 movimientos se exportaban capturas de imagen y al final salieron cerca de 500 GB para montar la película. Uno de los problemas absurdos es que ni siquiera en una pantalla 4K se pueden ver todos los cuadraditos de las capas a la vez, porque no tienen tantos píxeles (!) La solución fue exportar imágenes de 1 gigapíxel para cada una de las 6 caras y luego mostrarlas reduciéndolas para el vídeo final.

Bonus: Rubik on the Moon, un homenaje de Ernesto Apolo 11 + Rubik.

Bonus II: Ruwik, un wiki sobre el Cubo de Rubik y puzles similares.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 7 de Junio de 2019

Escape Room Shop

Me ha encantado toparme con Escape Room Shop, una tienda rusa en Esty de un grupo de jóvenes «artesanos de los puzles» en la que hay más de cien objetos apropiados para instalar en escenarios de escape rooms, las populares «sala de escape físicas» que están tan de moda en muchas ciudades. Son bastante caros, pero alguno es incluso digno de usarse incluso como como objeto decorativo en casa (si eres muy fan de estas cosas, claro).

En la tienda hay más de cien artículos diferentes, incluyendo algunos más o menos normales como una caja registradora con códigos o laberintos metálicos y de madera. Pero es que también hay un reactor nuclear como los de las películas de acción, un huevo de dragón para aventuras a lo Juego de tronos y tableros de ajedrez o mapas en los que al colocar las piezas adecuadamente se desbloquea un mecanismo secreto.

También hay decorados como una puerta acorazada de banco, un cuadro de la Gioconda (al taparle los ojos se desbloquea) o cañerías y llaves de paso. Quien tenga algún secretillo que guardar en casa o se anime a montar uno de estos negocietes de lógica, acción y diversión, ya sabe.

(Vía The Awesomer.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Mayo de 2019

Curiosa noticia esta sobre la reconstrucción de seis antiguos objetos de porcelana del Antiguo Palacio de Verano de Yuánmíng Yuán, al oeste de Pekín (China). Es una auténtico puzle arqueológico de 100.000 pequeñas piezas de porcelana que va a requerir paciencia y maña para recomponerlo.

Según parece en 1860 durante la invasión anglo-francesa estas obras de arte fueron completamente destruidas. Pero por suerte todas quedaron enterradas en la misma zona, de modo que durante unos trabajos arqueológicos las desenterraron y se sabe que, aunque están hechas añicos, todas se corresponden a seis objetos distintos.

El Proyecto 1860 consiste en primero escanear todas las piezas en 3-D y luego resolver el puzle minuciosamente, a mano, hasta recomponer los objetos originales. No explican si es algo en lo que les ayudarán los ordenadores o tendrán algún algoritmo mejor además de hacerlo «a la antigua usanza». Pero desde luego entretenidos con el trabajo sí que se les ve.

Matías Meme

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 22 de Diciembre de 2018

VisualCube

Dibujar cubos de Rubik puede ser una tarea tediosa. Recuerdo cuando allá por 2004 preparé unas notas sobre cómo resolver el cubo de Rubik lo penoso que fue revisar cada imagen una por una, asegurándome de que cada pegatina de cada pieza tuviera el color adecuado.

Con VisualCube eso es ahora algo casi trivial. Se trata de una API en la que mediante una simple llamada a una URL con diversos parámetros el resultado es una imagen lista para utilizar. Así como suena. Aquí un cubo resuelto, aquí el mismo mezclado, aquí un otro con un dibujo.

El método es sencillo: el parámetro pzl indica el tipo de puzzle (2, 3 o más piezas, hasta 10); fmt es el formato del gráfico (svg, jpeg, png…), size es el tamaño en píxeles (por ejemplo 400) y alg son los movimientos del algoritmo utilizado (con las letras UDLRFB para cada cara, udlrfb para los mismos movimientos inversos, M E S para los «sandwiches» y x y z para girar el cubo completo (también valen ' para inversos y 2 para movimientos dobles).

Hay muchos más parámetros para personalizar más todavía las imágenes: los colores del cubo, la imagen de fondo, flechas, perspectiva, opacidad, e incluso la posibilidad de mostrar sólo algunas caras. Las variaciones son enormes. No tantas como las posiciones del cubo en sí… pero casi.

A ver si tras este descubrimiento aprovecho y actualizo el viejo manual con imágenes nuevas. Si me entretengo en ello ya lo anunciaré por aquí.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear