Por @Alvy — 27 de Abril de 2015

¡Aviso a la población! Quien tenga copas de cristal frágiles cerca de su ubicación hará bien en aléjalas un poco antes de darle al Play: los gritos en el rango de las frecuencias ultra-agudas que se oyeron en la sala tras saberse del récord son tan épicos como probablemente destructivos si se oyen a todo volumen.

Como diría alguno: «en ese tiempo no puedo ni despegar la primera pegatina.»

El caso es que el joven Collin Burns batió hace un par de días el récord del mundo en la prueba reina del rubikismo al mejor tiempo con un cubo de 3×3×3 a un solo intento. Su registro: 5,253 segundos, tan solo 300 milésimas por debajo de los 5,55 segundos que tenía hasta el momento Mats Valk. Esta prueba sería similar a la plusmarca de los 100 metros lisos en atletismo, por compararlo con algo.

Collin es norteamericano y estudiante; en el vídeo puede verse cómo se quedó con cara de no me lo creo tras lograr la proeza. Es la primera vez, por cierto, que veo el tiempo controlado con milésimas de segundo, como en la Fórmula 1: algo razonable teniendo en cuenta que cada vez es más difícil rascarle centésimas –por no decir décimas– al crono.

El récord es tan reciente que todavía ni figura en la web oficial de la World Cube Association, donde pronto el nombre de Collin Burns ondeará con todo mérito.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear