Por @Alvy — 25 de Abril de 2015

Pitas96 es un speedcuber que ha compartido un vídeo muy interesante y especial en el que examina cómo razona su cerebro durante los 9,16 segundos en que tarda en resolver un cubo de Rubik.

El vídeo no es un manual para resolver el cubo; quienes estén interesados pueden consultar el método Fridrich que es el que se emplea en el ejemplo (y el más popular entre speedcubers) o, para principiantes, el método por capas que publiqué hace ya más de una década.

Lo que se puede observar a cámara lenta es qué tipo de patrones se buscan y cómo se resuelven, lo cual requiere todo sea dicho haber memorizado decenas de algoritmos para lograr ciertos cambios según es necesario – de ahí que se necesite mucho entrenamiento. Por ejemplo, el primer paso es «voy a buscar piezas para formar una cruz blanca». Esto requiere localizar el centro blanco y a continuación hacer unos movimientos casi triviales para colocar las cuatro aristas de los «cubitos» que tienen los colores blancos.

El siguiente paso consiste en situar correctamente pares de cubitos en contacto (esquinas + aristas) de modo que queden con un par de colores iguales, para llevarlos a su posición definitiva. (Aquí ya hay que saberse algunos algoritmos «de memoria»; las «fórmulas» con las letras como FRLR'L'… se refieren a los giros de las caras, con sus nombres en inglés: Front, Right, Left…).

Al llegar a este punto dos del las «capas» deberían estar resueltas. El siguiente paso es orientar los cubitos de esa cara y el último colocarlos adecuadamente en la posición correcta. Aquí la velocidad se consigue habiendo memorizado muchos algoritmos. Me encantó cómo se muestra en el vídeo, «repasando» mentalmente todas las alternativas posibles hasta dar con la fórmula adecuada.

Hay que verlo y leerlo todo con detalle para entender lo increíble que supone hacer todo esto en menos diez segundos, por no decir para conseguir el récord del mundo que está actualmente en 5,55 segundos para el cubo de 3x3x3.

En otras noticias…

Rubik en el MUNCYT

Ernesto Fernandez nos escribió para enviarnos una foto del mosaico gigante que montaron con cubos de Rubik en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, que tiene el impactante efecto visual de que varía su aspecto según el ángulo en el que te sitúes, de modo que hay que encontrar la posición exacta en la que verlo más adecuadamente. El reto allí propuesto, que incluía un código QR y otras dificultades, está ya resuelto y explicado. Lo mejor es sin duda ir allí para verlo en persona.

Además de esto hace poco se ha batido otro nuevo récord individual: un mosaico 2D con 5.355 cubos de Rubik con motivo de la celebración del campeonato del mundo de superbikes en Motorland Aragón (Alcañiz). Según nos cuenta «Los pilotos se encargaron de poner los últimos cubos y hubo un pequeño show con ellos intentando resolver una cara del cubo». El vídeo muestra un time-lapse de la impresionante construcción.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear