Por @Alvy — 11 de Octubre de 2017

En esta pequeña pieza de Great Big Story el arquitecto húngaro Ernő Rubik cuenta algunas historias sobre cómo inventó y resolvió el rompecabezas mecánico en forma de cubo que inventó a mediados de los años 70.

Según explica la idea le sobrevino hacia 1974 mientras impartía clases de arquitectura e imaginaba un objeto simple pero a la vez artístico. Cuando vio que el cubo que había ideado –lo más complicado fue el mecanismo, naturalmente– era a la vez un rompecabezas lo patentó en su Hungría natal (patente HU170062).

El cubo era relativamente fácil de fabricar de modo que a finales de 1977 ya se estaba vendiendo en las tiendas como juguete. Un par de años después Rubik llegó a un acuerdo con Ideal Toys y entre 1979 y 1980 comenzó a distribuirse internacionalmente. Hoy en día se considera uno de los juguetes más vendidos de todos los tiempos y el típico objeto que está en prácticamente cualquier hogar.

El problema para Rubik era que cuando mezcló el cubo por primera vez no había manuales, ni páginas web ni libros ni tutoriales de YouTube que explicaran cómo resolverlo. ¿Cómo pudo resolverlo entonces?

Dice que examinando su funcionamiento desde el punto de vista matemático pudo dar con una solución al cabo de un mes; solución que ni siquiera era óptima y directa, aunque cumplía con su tarea.

Hoy en día el récord del mundo para resolver ese mismo cubo de Rubik de 3×3×3 sigue en 4,69 segundos, en manos de Patrick Ponce desde el 2 de septiembre de 2017.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear