Por @Alvy — 4 de Julio de 2018

Esto es más que un robot que resuelve el cubo de Rubik: es un cubo de Rubik que se resuelve a sí mismo. Encierra un ingenioso mecanismo motorizado que reconoce la posición de cada cara y puede moverlas – aunque a cámara lenta casi. El cubo tiene unas medidas algo más grandes de lo habitual y está apoyado sobre una base.

Como «cubo automático» es bastante ingenioso; por ejemplo tras «revolverlo» hay que girar la parte superior 4 veces en el sentido de las agujas del reloj –lo cual lo deja como estaba– a modo de «indicación para que comience a resolverse sólo. Así no necesita botones.

Todas las caras son móviles, aunque como puede verse a lo largo del video nunca se mueve solo la cara superior, sino la superior y la intermedia, lo cual equivale a un giro de la cara inferior en sentido contrario – que por otro lado siempre está fija. El cubo no se limita a «dar marcha atrás» a los movimientos que se hacen para revolverlo, sino que encuentra una solución mejor teniendo en cuenta las limitaciones de movimientos y las posiciones de cada pieza. Muy ingenioso.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear