Por @Alvy — 21 de Agosto de 2016

El mecanismo del Cubo de Rubik original era una auténtica maravilla por su sencillez y versatilidad: un problema de construcción aparentemente trivial que muchos ni podrían abordar únicamente examinando el original sin desmontarlo. (Es fácil ver cómo funciona un Cubo girando 45 grados cualquier cara y haciendo palanca para levantar cualquiera de las aristas, extrayendo las piezas).

En las tiendas hoy en día es relativamente fácil encontrar cubos más peculiares: de 2×2×2, 4×4×4, 5×5×5 y en webs especializadas los hay de mayores tamaños y extraños diseños. Su mecánica es de una complejidad mayúscula.

En este vídeo Tony Fisher enseña el aparentemente imposible y misterioso rompecabezas de 5×5×1 que ha construido: un extraño «cubo plano» cuyas «caras» (filas) pueden girar alrededor de un eje central y que se puede mezclar para luego intentar solucionarlo devolviéndolo a su estado original.

¿Alguien puede imaginar cómo funciona? En este otro vídeo de Scott pueden verse cubos más complicados, el modelo de 3×3×1 y la revelación del misterio de este aparentemente imposible cubo de 5×5×1.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear