Por @Alvy — 5 de Enero de 2015

Al parecer hay por ahí un bot que se ha dedicado a comprar drogas y hasta obtener un pasaporte falso. El caso es que unos programadores lo soltaron para pruebas con un presupuesto de 100 dólares a la semana (en bitcoin) que debía utilizar en compras en la siempre oscura, lúgubre y misteriosa web profunda:

Entre los objetos que adquirió este Random Darknet Shopper están un cargamento de 10 pastillas de éxtasis y un pasaporte húngaro falso. Las compras de este bot han generado polémica sobre quién es responsable de sus actos ilegales y si en el futuro se debe de castigar a los programadores (o hasta a los mismos bots) de actos que violen la ley (…) La ley requiere de mens rea (una mente con intención) por lo que el recipiente del paquete ilegal, aunque haya programado al bot, no podría ser penado – siempre y cuando haya programado al bot aleatoriamente.

No es la primera vez que algo así sucede, lo que abre todo un sinfín de cuestiones respecto a este tipo de software. ¿Quién es el verdadero «culpable» de sus actos? ¿Su dueño, su programador, los responsables de las webs que visita? ¿Es acaso el programador de un software de un avión o un coche autónomo responsable de que sufran un accidente?

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear