Por @Wicho — 9 de Diciembre de 2018

Hoy en dia prácticamente no concebimos el uso de ordenadores si no es mediante interfaces gráficos con ventanas, iconos, ratón y puntero. Pero hace 50 años eran una idea revolucionaria que Douglas Engelbart y su equipo presentaron el 9 de diciembre de 1968 durante la Fall Joint Computer Conference en una demostración que más tarde llegó a ser conocida como La madre de todas las demos.

La sesión se titulaba A research center for augmenting human intellect, Un centro de investigaciones para aumentar el intelecto humano, y durante ella los asombrados asistentes pudieron ver en funcionamiento el oNLine System. Manejaba conceptos como edición de texto interactivo, documentos compartidos, videoconferencia, correo electrónico e hipertexto, pero además lo hacía todo mediante un interfaz gráfico que simplificaba su manejo a la vez que permitía a sus usuarios sacarle más partido. Hay una versión completa de la demo en vídeo en The Mother of All Demos, presented by Douglas Engelbart (1968).

Y aunque Engelbart y los suyos no tuvieron suerte con el desarrollo del sistema como un producto comercial su demo abrió los ojos sobre cómo podían a llegar a ser los ordenadores a mucha gente que luego jugaría un papel muy importante en el desarrollo de la informático. De hecho se dice que con el tiempo tanta gente dijo haber estado en esa demo que es materialmente imposible que todos cupieran en la sala en la que se celebró.

La clave sobre los grandes problemas del mundo es que debemos tratar sobre ellos de forma colectiva. Y como no nos volvamos colectivamente más inteligentes, estamos condenados.

Douglas Engelbart, inventor
Intelligence in the Internet age (2005)

Pero aún queda mucho camino por andar, por mucho que esos interfaces se hayan instalado para quedarse en nuestros ordenadores y en nuestros dispositivos móviles. Engelbart tenía una visión de un sistema que sirviera para ayudarnos a navegar montañas y montañas de conocimientos y para colaborar en la creación de nuevo conocimiento que sólo estamos empezando a arañar.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Wicho — 5 de Diciembre de 2018

Impresora en 3D trabajando – Inés Álvarez Fdez en Unsplash

Chris Anderson, conocido por haber sido durante mucho tiempo el director de Wired y por haber popularizado el concepto de la larga cola, hablaba hace unos días de cinco tecnologías que el creyó que lo iba a petar y estar en todas partes pero que no lo han hecho.

Son estas, junto a una breve explicación –a fin de cuentas lo publicó en Twitter– de por qué cree que no ha sido así:

  1. Popularización de la fabricación de sobremesa (impresión 3D, control numérico): demasiado complicado, no hay una aplicación que las justifique para la mayoría de la gente.
  2. Hardware libre: demasiado complicado para los aficionados. Y ordenadores en una sola placa como la Raspberry Pi lo hicieron básicamente innecesario.
  3. Que la Xbox iba a superar a la Playstation gracias a la capacidad de usarla desde un PC. Aún no tiene claro por qué no ha sido así.
  4. El yo cuantificado. Dice que una década después aún no saca información relevante de todos sus wearables, que no se cree que las apps aún no estén correlacionando datos automáticamente.
  5. Un cielo cubierto de drones por todas las regulaciones, los riesgos, y que aún no está claro el retorno sobre la inversión.

{Foto por Inés Álvarez Fdez en Unsplash}

Relacionado

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 5 de Diciembre de 2018

Las buenas noticias son que es bastante improbable que algún objeto del espacio exterior impacte contra la Tierra. Así que estamos seguros. Por ahora.

– Gema Parreño

Gema Parreño protagoniza este vídeo de Google en el que explica que se dedica a «detectar fraudes bancarios durante el día y asteroides por las noches». Una peculiar doble vida que la llevó a presentarse junto con su equipo al concurso Space App Challenge de la NASA con un software que llamaron Deep Asteroid y que además quedó entre los mejores.

Desarrollado con TensorFlow porque es un desarrollo que necesita mucha potencia para analizar conjuntos masivos de datos, el software en sí es un modelo que estudia los conjuntos de datos que recoge la NASA. Mediante aprendizaje automático aprende a detectar si si los NEOS (Objetos Cercanos a la Tierra) como los asteroides cambian de color, forma o composición, para predecir lo que sucederá a continuación. Cuantas más capas de datos puede analizar, mejor, porque más afinados son los resultados (que luego se pueden enviar a los científicos oportunos).

El vídeo muestra algunas escenas grabadas en el Real Observatorio de Madrid, emblemático paraje donde los haya. Parreño no es la única cazadora de asteroides del mundo, y es bueno saber que esa cifra sigue creciendo porque es uno de los peores problemas –y desde luego con peor solución– a los que podría enfrentarse nuestro planeta en algún momento del futuro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 4 de Diciembre de 2018

Commodore 64 Papercraft

Aunque parezca de verdad esta recreación de un anuncio viejuno de revista de informática de papel (¡qué tiempos!) es cómo queda el recortable de Commodore 64 de Rocky Bergen. Basta descargar el PDF, imprimirlo en papel de buen gramaje y usar tijeras y pegamento, muy a la antigua usanza. Pero es que los recortables no han cambiado mucho.

Aquí el PDF:

Commodore 64 Papercraft

Esta tercera versión del diseño incluye –además del microordenador personal– una unidad de disquetes 1541, una impresora MPS 801 (con papel perforado), el VicModem (que la verdad no recordaba ni que existiera) y un monitor 1701.

§

Portal C-64

Bonus: Pues ya que estamos con temas Commodorianos, una conversión de Portal para Commodore 64. Uno de los mejores juegos de rompecabezas lógicos en 3D, constreñido al nivel de los 8 bits en 2D. No está nada mal y se puede jugar en el emulador de Archive.org directamente desde el navegador.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear