Por Nacho Palou — 18 de Julio de 2018

Hauler leocad

El programa para ordenador LeoCAD, disponible para macOS, Windows y Linux, permite construir modelos virtuales de Lego en 3D de forma parecida a cómo se haría en el mundo real y utilizando un catálogo de piezas que contiene más de 10.000 fichas de construcción diferentes.

Una función interesante de LeoCAD es que una vez completada la construcción virtual el programa genera la "lista de la compra" de las piezas que son necesarias para montar esa misma construcción en el mundo real.

La lista permite buscar las piezas sueltas o comprarlas directamente en la tienda online BrickLink importante el archivo XML generado por LeoCAD.

Vía Offspring.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Julio de 2018

Desde el Tribeca Film Festival llega el prometedor tráiler de General Magic, un documental sobre una de las más extrañas y a la vez desconocidas startups de Silicon Valley, sin la que no existirían muchas de las cosas que hoy damos por sentadas y de cuyo convulso nacimiento, desarrollo y posterior desaparición hay material más que de sobra para hora un media de (parece) gran producción.

General Magic nació de forma borrosa entre 1989 y 1990 como spin-off de Apple, propiciada por dos de los ingenieros míticos de la era dorada de la compañía, Bill Atkinson y Andy Hertzfeld. Junto con Marc Porat convencieron a John Scully de que los dispositivos personales iban a ser claves en el futuro y que convenía ir creando prototipos, analizando el terreno y fraguando alianzas. Junto con Susan Kare, Joanna Hoffman y el propio Sculley haciendo de CEO en sus primeros años, la compañía operó en modo «alto secreto» durante años, firmando alianzas con Sony, Motorola, Philips, AT&T y otras.

El producto más reconocible de General Magic era Magic Cap, una especie de sistema operativo gráfico minimalista –los dispositivos de la época no eran muy potentes– con el que se podría gestionar los quehaceres del día a día. Apple –con John Sculley todavía a la cabeza– lanzó el Newton. Como es sabido, el Newton se estrellaría poco después, porque estaba planteado de forma un tanto diferente (incluyendo un pobre reconocimiento de escritura, que Palm superó holgadamente). M

Mientras Steve Jobs andaba fundando NeXT y Pixar, General Magic era como el nuevo paraíso de los rebotados de Apple.

Tras años de indefinición, falta de concreción y «lanzamientos» –los grandes enemigos de todo proyecto– Magic Cap llegó a ver la luz en algunos equipos de Sony y Motorola en 1994. Pero por desgracia las redes de comunicaciones móviles de la época no daban para mucho (ni siquiera había mucho ADSL) y tener que descargar el software o los datos (a través de los llamados «servicios Telescript») no era muy práctico. Así que Magic Cap y General Magic también fracasaron, despareciendo en 2002.

En el documental aparecen muchos de quienes por General Magic asomaron la cabeza, incluyendo no solo Atkinson, Hertzfeld o Kare. También estuvo Andy Rubin (que luego creara Android), Pierre Omidyar (fundador de eBay), Tony Fadell (co-inventor del iPhone), Kevin Lynch (responsable del equipo del Apple Watch) y John Giannandrea (jefe de inteligencia artificial de Apple). Cuando menos General Magic fue una gran cantera teniendo en cuenta todos los exitosos proyectos luego fundaron muchos de quienes pasaron por allí.

Así que esperamos el documental salivando, como es natural.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Julio de 2018

En esta nueva entrega de los vídeos de los abuelos cebolleta de la informática se puede experimentar durante más de diez minutos la (literalmente) más tediosa forma de introducir un programa en el IBM 1401: girando ruedecitas y pulsando interruptores a un lado y a otro para alimentar a la bestia con el código, letra a letra.

Es un pequeño programa escrito por Ken Shirriff para calcular números primos en el IBM 1401 del Computer History Museum. Pero tal y como puede verse en vez de utilizar el lector de tarjetas perforadas (método ya viejo de por sí) opta por la forma más directa que es introducirlo pulsando interruptores. Como para unas prisas no es, pero desde luego tiene su encanto. De hecho es muy parecido a la forma en que los astronautas de las misiones Apolo introducían los programas, cálculos y hackeos del código del ordenador de abordo.

Se puede saltar a 11:25 para ver cómo funciona el programa: clic en el botón de ejecución y la impresora comienza a escupir los números primos por orden, del 2 al 251. Misión cumplida.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Julio de 2018

Una recreación del flip-flop, el primer circuito biestable

Esta maravilla fabricada por Richard Brewster que muestran en Spectrum es una recreación del primer flip-flop (biestable), uno de los circuitos básicos más importantes de la electrónica digital, que ahora cumple un siglo. Tal y como indica su nombre, es un circuito capaz de permanecer estable en uno de sus dos estados tras haber recibido una señal de control, manteniéndose así de forma indefinida. Es la forma más básica de «memorizar información», almacenar un 0 o un 1.

Los biestables se encuentran hoy en día dentro de los circuitos integrados: millones de ellos por centímetro cuadrado. Pero el diseño original fue concebido y patentado por William Eccles y F.W. Jordan en 1918, ahora hace cien años. Esta recreación no utiliza los tubos de vacío originales (que hace mucho tiempo que ya no se fabrican) sino unos similares llamados UX201A que aun así son casi igual de viejunos.

Junto con algunas resistencias y muchas pilas de diversos tamaños se obtienen los voltajes de 63 y 99V necesarios según los planos originales. Bewster dice que conseguir las lámparas tampoco fue fácil, y las conectó a dos relés de telégrafo (!) aunque también dice que en algunas partes ha habido que sacrificar fidelidad al original por practicidad. Pero funciona.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear