Logo Lainformacion.com
< Vaya granja
Discovery/STS-128: Aterrizaje aplazado >

Gordon Brown: «La forma de tratar a Alan Turing fue horrible»

La campaña lanzada por John Graham-Cummig para pedir una disculpa oficial del gobierno británico a Alan Turing por como fue tratado al salir a la luz su condición de homosexual ha dado sus frutos con una carta del primer ministro Gordon Brown que traducimos aquí de Treatment of Alan Turing was “appalling” - PM:


2009 ha sido un año de profunda reflexión - una oportunidad para que Gran Bretaña, como nación, conmemore las profundas deudas que tenemos con aquellos que vinieron antes. Una combinación única de aniversarios y hechos que han renovado en nosotros ese sentimiento de orgullo y gratitud que caracteriza la experiencia británica. Antes este año he honrado junto con los presidentes Sarkozy y Obama el servicio y sacrificio de los héroes que tomaron las playas de Normandía hace 65 años. Y justo la semana pasada, conmemoramos los 70 años desde que el gobierno británico declarara su intención de levantarse en armas contra el fascismo y se declarara el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Así que estoy encantado y orgulloso de que, gracias a una coalición de informáticos, historiadores y activistas LGBT, tengamos una oportunidad este año de celebrar otra contribución de la lucha de Gran Bretaña contra la oscuridad de la dictadura; la del rompe códigos Alan Turing.

Turing era un matemático brillante, conocido fundamentalmente por su trabajo para romper los códigos Enigma. No es ninguna exageración decir que, sin su extraordinaria contribución, la historia de la Segunda Guerra Mundial podría haber sido muy diferente. Él era ciertamente una de esas personas de las que podemos decir que su contribución personal ayudó a cambiar el rumbo de la guerra. Por esto la deuda de gratitud que tenemos con él hace aún más horrible que fuera tratado de forma tan inhumana. En 1952 fue condenado por «indecencia grave» - en efecto, fue juzgado por ser gay. Su condena -y tuvo que enfrentarse a la infame elección entre esto o la cárcel- fue la castración química mediante una serie de inyecciones de hormonas femeninas. Se suicidó sólo dos años después.

Miles de personas se han reunido para pedir justicia para Alan Turing y un reconocimiento de la horrible forma en la que fue tratado. Aunque Turing fue procesado según las leyes vigentes en la época y no podemos hacer retroceder el tiempo, el tratamiento que recibió fue por supuesto absolutamente injusto y me satisface tener la oportunidad de decir cuán profundamente apesadumbrado estoy y estamos todos por lo que le ocurrió. Alan y los otros miles de hombres gay que fueron condenados tal y como él lo fue bajo leyes homofóbicas fueron tratados de manera terrible. A lo largo de los años millones más vivieron con el miedo de ser condenados.

Me enorgullece que esos días se hayan acabado y que en los 12 últimos años este gobierno haya hecho tanto para hacer la vida más justa e igual por nuestra comunidad LGBT. Este reconocimiento de Alan como una de las más famosas víctimas británicas de la homofobia es otro paso muy retrasado hacia la igualdad.

Pero aún más que eso, Alan se merece el reconocimiento por sus contribuciones a la humanidad. Para aquellos nacidos después de 1945, en una Europa unida, democrática y en paz, es difícil imaginar que nuestro continente fue una vez el escenario de la hora más oscura de la humanidad. Es difícil creer que aún queden personas vivas que pueden recordar que la gente pudo ser consumida de tal modo por el odio -por el anti-semitismo, por la homofobia, por la xenofobia y otros muchos prejuicios- que las cámaras de gas y los crematorios se convirtieron en parte del paisaje europeo igual que las galerías y universidades y salas de concierto que habían marcado nuestra civilización europea por cientos de años. Es gracias a hombres y mujeres que estaban totalmente dedicados a luchar contra el fascismo, personas como Alan Turing, que los horrores del holocausto y de la guerra total son parte del pasado de Europa y no del presente de Europa.

Así que en nombre del gobierno británico y en el de todos los que vivimos en libertad gracias al trabajo de Alan me siento orgulloso de decir: Lo sentimos, te merecías algo mucho mejor.

Gordon Brown.
(Gracias a todos los que habéis escrito para avisar de esto).