Por @Wicho — 21 de Junio de 2017

Parte de la primera hoja de la patente

El 21 de julio de 1967 Douglas Engelbart solicitaba una patente bajo el nombre X-Y position indicator for a display system, patente que le fue concedida el 17 de enero de 1970:

Un control para indicar la posición X-Y para ser movido por la mano sobre cualquier superficie para mover un cursor en la imagen mostrada en un tubo de rayos catódicos, con el controlador generando señales que indican su posición que causan que el cursor sea mostrado en el tubo en la posición correspondiente. El mecanismo de control del indicador contiene ruedas de posición X e Y montadas perpendicularmente una a la otra, que rotan de acuerdo con los movimientos X e Y del mecanismo, y que operan reostatos que envían señales a través de un cable a un ordenador que controla lo que se muestra en el TRC.

Ese X-Y position indicator for a display system no es ni más ni menos que lo que hoy conocemos como ratón (de ordenador), un periférico sin el que muchos no seríamos capaces ya de manejar un ordenador.

Parte de la primera hoja de la patente
Prototipo de ratón construido por Bill English según los esquemas de Douglas Engelbart

Engelbart y su equipo del Augmentation Research Center del Instituto de Investigaciones de Stanford protagonizaron lo que hoy se conoce como la madre de todas las demos el 9 de diciembre de 1968, asombrando a propios y extraños con lo que se podía hacer con el oNLine System o NLS. El NLS utilizaba un ratón, texto interactivo, videoconferencia, correo electrónico e hipertexto, sembrando sin duda muchas ideas que influirían poderosamente en el desarrollo de la industria informatica.

Pero estas ideas tardarían tiempo en dar su fruto. Así que para cuando quedó claro que el camino para la inmensa mayoría de los usuarios eran los interfaces con ventanas, iconos, ratón y puntero, básicamente con el Macintosh de Apple y con Microsoft Windows la patente de Engelbart ya había caducado. Y además se habían desarrollado nuevos mecanismos de funcionamiento para estos dispositivos que no infringían la patente de Engelbart, con lo que nunca vio un duro por su invento.

Se puede descargar la patente, que tiene el número US 3.541.541, en formato PDF [3 MB].

(Vía Andreu Veà).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear