Por @Wicho — 23 de Febrero de 2006

Christopher Breen cuenta en Tale of a shifty shuffle como hace poco dos usuarios que estaban intercambiando archivos usando un iPod Shuffle como disco USB vinieron a pedirle ayuda para recuperar los datos que este contenía después de que el Shuffle dejara de funcionar repentinamente.

Ninguno de los trucos y utilidades que probaron sirvieron de nada y los usuarios terminaron por perder los datos en cuestión, con lo que Cristopher concluye:

Si fuera a utilizar un iPod para almacenar una copia de seguridad de archivos importantes -algo que hago a menudo- me aseguraría de que los archivos estuvieran duplicados en algún otro sitio y de usar un iPod algo más flexible en lo que se refiere a la recuperación de datos (me refiero a uno que pueda intentar montar reiniciándolo y luego manteniendo pulsadas la tecla de selección y de reproducción cuando aparece el logo de Apple).
WTF???!!!

Es que si no tienes los archivos duplicados en ningún otro sitio, esos archivos no son tu copia de seguridad, sino que son tus datos originales y estás sin copia de seguridad.

Y lo cierto es que me he encontrado con este tremendo error de concepto muchas veces, por lo general cuando alguien copia unos archivos a un CD o a un DVD, borra los originales de su disco y se queda más ancho que alto diciendo que acaba de hacer una copia de seguridad.

Lo que intento que mis compañeros hagan es que mantengan una copia de los archivos de las cosas en las que están trabajando en el disco duro de su ordenador y otra en el servidor de archivos, donde viven en un RAID 5 del que se hacen copias de seguridad cada noche en dos discos externos que se van alternando cada semana; en cuanto el trabajo en cuestión está terminado lo que les recomiendo es que lo pasen a CD o DVD y hagan dos copias, una para dejar en la oficina y otra para tener en casa «por si acaso», independientemente de que siga habiendo una copia de esos archivos en el servidor.

Y es que ya lo decía Pazos en Airbag,

El «conceto»... esa es la cuestión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear