Por @Alvy — 23 de Octubre de 2015

SanDisk Extreme 500 Portable SSD

Nos enviaron desde SanDisk muy amablemente una unidad de pruebas del SanDisk Extreme 500 Portable SSD, una Unidad de Estado Sólido (SSD) o «disco de memoria» de 240 GB, que también existe en versión 120 GB.

Este tipo de unidades son mucho más rápidas que los discos duros mecánicos convencionales (según las especificaciones, aproximadamente ×4). Y aunque existen hace años hasta ahora su principal limitación había sido el coste y la capacidad máxima. Por suerte la curva de precios descendente es imparable y cada vez son más baratas, al tiempo que crece su capacidad. Por hacer solo una comparación, hace una década exactamente estábamos probando por aquí un «Brick Lego» USB 2.0 de 300 GB cuyo precio era bastante más alto que el de este modelo 3.0 de capacidad similar y mucho mayor rendimiento.

El Extreme 500 es sorprendentemente pequeño y ligero: tiene forma cuadrada (unos 8×8 cm) y apenas 1 cm de grosor. Es como un suspiro: pesa tan solo 79 gramos y se incluye un cable USB 3.0 corto de unos 25 cm. adecuado para conectarlo a cualquier equipo. La especificación más divertida es que también soporta un aceleración de hasta 800 G – un factor pensado para los golpes, aunque dudo que si se caiga desde una mesa se rompa.

La unidad viene formateada y lista para usar; funciona tanto para Windows Vista/7/8/10 como en Mac OS X (10.4 en adelante). En el Mac lo formateé para ver si el rendimiento cambiaba; acabé usando «Mac OS Plus» que parecía ir más rápido. La capacidad neta que me marcó: 239,7 GB.

Banco de pruebas: SanDisk Extreme 500 Portable SSD

El banco de pruebas lo realicé conectando a un Macbook Air (que también tiene un SSD interno) y dos unidades externas: un WD de 3 TB (mecánico) y el SanDisk Extreme 500, ambos con cables USB 3.0 y transfiriendo diversos archivos en un sentido y en otro. La diferencia es clara: lo que en un disco mecánico requiere 73 segundos se resuelve con la unidad SSD en unos 14, unas 5 veces más rápido. Hay ciertas diferencias entre realizar las copias en un sentido y en otro, pero aun así siempre es al menos el doble de rápido que un disco mecánico convencional.

Estos tiempos varían un poco dependiendo del tamaño de los archivos individuales y de su número: no es lo mismo copiar un solo archivo de 5 GB que miles de pequeños archivos de 1 MB procedentes de una biblioteca de fotos. Pero en general el cambio es notable.

Comobonus incluye un software llamado SanDisk SecureAccess para cifrar la información y protegerla en caso de pérdida o robo, aunque es algo que también puede hacerse a nivel de sistema o con el software que cada uno prefiera instalar.

Diría que esta unidad es buena compañía para transportar todo tipo de contenidos: documentación, música o vídeo para un viaje (no consume mucho). O simplemente para ir apartando poco a poco de la mesa los ruidosos e incómodos discos tradicionales. Pero sobre todo es un gran dispositivo para guardar las bibliotecas de fotos y vídeos, que se pueden mover y editar con buen rendimiento y sin problemas. El último precio oficial del SanDisk Extreme 500 Portable SSD modelo 240 GB es de unos 122 euros, que me parece una buena relación precio/GB para el rendimiento que ofrece en un tamaño tan reducido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear