Por @Alvy — 8 de Abril de 2017

Simon A. J. Winder dedicó hace tiempo cinco años (2009-2014) a la construcción de esta Calculadora a base de relés, un curioso ingenio electromecánico que hace de la computación algo más visible y a «escala humana», frente al oscurantismo de los microchips actuales.

El vídeo es viejo (nos lo recomendó David, ¡gracias!) pero muy explicativo. La inspiración le llegó a Winder a partir de los trabajos de Konrad Zuse, uno de los pioneros de la computación y cuyos primeros ordenadores cuentan con un destacado puesto en la historia de la computación.

Los relés de la máquina hacen el papel de los transistores modernos y están diseñados por bloques para mantenerse sincronizados y que no surjan problemas porque unos actúen antes que otros. Una vez que Winder consiguió que funcionaran las primeras versiones pasó a fabricarlos a escala en placas de circuito impreso con 16 unidades cada una, unos 480 en total. La pantalla la diseñó con unos tubos nixies rusos IN-16. Y utilizó un motor como «reloj» para marcar los pasos de la bestia.

En este sentido recuerda mucho al trabajo de Howard Aiken, otro pionero de la informática, cuyo Harvard Mark I estaba compuesto por varias unidades que se sincronizaban mecánicamente gracias a un motor eléctrico de 3,7 kW que movía un eje de 15 metros.

El dispositivo de entrada también es altamente curioso: un marcador de teléfono rotatorio. El usuario marca el número que desea y un conversor lo va pasando a binario pulsación a pulsación.

El «cerebro» de la calculadora tiene dos registros: uno de 8 bits para la entrada y otro de 17 para la respuesta y 11 estados posibles. Para quien se anime a fabricar una igual o similar también publicó toda la documentación en su blog.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees Telefónica aplica curas paliativas al juguete roto de Pau Garcia Milà La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible