Logo Lainformacion.com
< Neón autorreferente
Seguridad, timos y esas cosas de Internet en RadioVoz >

Electronic Brains

Electronic Brains por Mike HallyElectronic Brains: Stories from the Dawn of the Computer Age. 4 estrellas: Una buena introducción a los pioneros de los ordenadores Mike Hally. Granta Books, 3 de abril de 2006. Inglés. 304 páginas. ISBN: 1862078394. Web del autor: Mike Hally -- Journalist and Photographer.

Este libro surge de la investigación realizada por el autor para una serie de cuatro programas de un cuarto hora de duración cada uno acerca de los orígenes de la informática que emitió la BBC en 2002 y que aún se pueden escuchar en BBC - Radio 4 - Electronic Brains.

De manera casi inevitable el autor se encontró con que tenía mucho más material a su disposición del que podía encajar en esos cuatro programas, así que lo aprovechó para escribir este libro en el que da un repaso al trabajo de los pioneros de los ordenadores de todo el mundo, más o menos hasta finales de los 60.

Como es de suponer aparecen todos los sospechosos habituales, como el Atanasoff Berry Computer, el ENIAC y sus derivados, el UNIVAC, o los ACE, EDSAC y MADM británicos…

Pero también habla de otros modelos más desconocidos, como los Z1 a Z4 de Konrad Zuse, el Rand 409, el LEO, los desarrollos soviéticos conocidos como MESM, BESM, Strela, URAL, SETUN y ELBRUS, o el CSIRAC y SILLIAC (nombre algo desafortunado, por cierto) australianos.

Lo que no entiendo es a qué viene el capítulo 8, dedicado al Phillips Hydraulic Economics Computer, también conocido como MONIAC, una especie de simuladores de como funciona la economía construidos en base a depósitos de agua coloreada, tubos y válvulas (de las que dejan pasar el agua o no, no las electrónicas). Como herramienta par explicar las interrelaciones entre distintos elementos de la economía parecen haber sido un estupendo recurso, pero en mi opinión no tienen ninguna relevancia en el contexto de este libro, ya que aunque el autor los presenta como un hipotético camino alternativo a los diseños basados en la electrónica, para mi no son ordenadores en sí sino dispositivos más parecidos a los analizadores diferenciales de los años 30.

El último capítulo está dedicado a describir cómo IBM, a pesar de haberse apuntado tarde al mercado de los ordenadores, consiguió hacerse con una posición dominante en este en poco más de diez años, posición que mantendría durante muchos años.

El libro acaba con un apéndice con bibliografía y más recursos sobre los temas tratados en cada uno de los capítulos, así como detalles acerca de si queda alguna muestra o algún resto de los ordenadores de los que hablan, otro apéndice dedicado a explicar la aritmética binaria y uno más dedicado a clarificar algunos aspectos técnicos.

En general el libro es entretenido si te interesa la historia de la informática, y son especialmente interesantes los capítulos dedicados a máquinas más desconocidas, ya que son un estupendo punto de partida para investigar más sobre ellas, aunque seguro que si estás interesado en el tema ya tendrás algún libro que otro que hable de las máquinas más conocidas con más detalle que este, que con 300 páginas no puede ser más que una introducción.