Por @Wicho — 8 de Agosto de 2019

Te han regalado un libro en formato Kindle

Desde hace unos días ya –por fin– se pueden regalar libros en formato Kindle en Amazon España. Para ello basta con localizar el libro que quieres regalar, localizar la opción Comprar para otros (a la derecha), decirle cuantos quieres regalar, y darle a continuar. En la pantalla siguiente le puedes indicar el o los correos electrónicos de los destinatarios o bien optar por la opción de que Amazon te envíe a ti los enlaces a los «ejemplares» que vas a regalar.

La persona que los reciba debe tener una cuenta en Amazon España, aunque el correo al que le mandes el enlace o al que le digas a Amazon que se lo envíe no tiene porque ser el asociado a la cuenta: el enlace funcionará en cualquier navegador en el que tengas abierta sesión en Amazon o o bien si la abres después de haber hecho clic en el enlace.

Al abrir el enlace aparecerá una pantalla en la que aceptar el libro, escoger un dispositivo al que enviarlo, y listo.

Te han regalado un libro en formato Kindle

Si no llevo mal las cuentas han sido casi ocho años desde que Amazon España empezara a vender libros en formato Kindle hasta que se pueden regalar, lo que da una idea de lo complicado que es convencer a la editoriales de que ha llegado el siglo XXI y que está aquí para quedarse.

Otro día hablamos de ideas locas como lo de poder compartir bibliotecas de títulos Kindle entre miembros de un hogar, algo que en Estados Unidos hace años que es posible. O, ya en un derroche de imaginación inusitado, de lo de poder dejar en herencia los libros cuando alguien fallece.

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 3 de Agosto de 2019

Frankenbook

Frankenbook, editado por PubPub es la versión web, libre y completa, de Frankenstein: Annotated for Scientists, Engineers, and Creators of All Kinds editado por MIT Press, un libro de Guston, Finn, Robert y otros autores basado en la novela de Mary Shelley de 1818. Y tiene pintaza:

(…) La dramática historia de Victor Frankenstein y su criatura puede entenderse como la parábola definitiva de la arrogancia científica. Víctor, "el moderno Prometeo, trató de hacer lo que quizás deberíamos dejar que sólo pueda hacer la naturaleza: crear vida (…) Mary Shelley era muy consciente de los avances científicos contemporáneos y los incorporó a su historia. En nuestra era de la biología sintética, la inteligencia artificial, la robótica y la ingeniería climática, esta edición de Frankenstein es apropiada para los lectores con formación o interés en la ciencia y la ingeniería, y para cualquiera que esté intrigado por las cuestiones fundamentales de la creatividad y la responsabilidad.

Además de ser «lectura clásica casi obligatoria» esta edición –convenientemente anotada– podría ser también útil en la asignatura de ética / valores que cursan muchos jóvenes en edad escolar actualmente. En la web puede verse cómo los tres volúmenes, de unos 7-8 capítulos cada uno, incluyen preguntas para debate, pero que más que trabajar sobre los tecnicismos literarios lo hacen sobre los aspectos éticos de la obra:

¿Por qué Víctor no busca el perdón entre sus seres queridos sino que prefiere recluirse? ¿Por qué la gente que se encuentra con la criatura reacciona con miedo u hostilidad? ¿Cómo explora la criatura la ambivalencia de la adquisición de nuevos conocimientos, que a veces le resultan útiles pero a veces dolorosos? ¿Si tú fueras Víctor, permitiría que la criatura encontrara una pareja y se reprodujera? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Qué otras posibilidades habría?

Cambia criatura de Frankenstein por «inteligencia artificial», «robot» o «dispositivo autónomo» y prácticamente podrías hacerte las mismas preguntas.

(Vía Kottke.)

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 1 de Agosto de 2019

Elige tu propia aventura: Viaje bajo el mar

Sarah Laskow escribió un curioso análisis para Atlas Obscura acerca de los libros infantiles de la colección Elige tu propia aventura, esas pequeñas novelas que –quien más, quien menos– hemos leído todos alguna vez (datan de 1979). Leído e «interactuado» con ellas. Son como el Bandersnatch de Netflix, pero en edición papel.

Los mapas, que publica ChooseCo en las nuevas ediciones de estos clásicos, dejan ver de forma esquemática cómo es la estructura de cada libro: varias escenas que llegan a un punto en el que se bifurcan (o trifurcan) dando lugar a nuevos escenarios en los que puede haber nuevas bifurcaciones. En algunos puntos la historia se acaba: el libro y la diversión terminan, pero si quieres puedes reelerlo una y otra vez eligiendo otra senda distinta de los acontecimientos.

Christian Swinehart

Viaje bajo el marChristian Swinehart publicó hace tiempo un análisis similar pero más profundo clasificando los distintos tipos de finales, analizando la forma en que se suelen leer (y escribir) estas aventuras y otras curiosidades.

En muchos de los libros no hay un «final ganador», sino varios finales posibles. En la edición moderna de Viaje bajo el mar, por ejemplo, hay 42 finales distintos: te puede comer un tiburón, quizá te implanten agallas o encuentres Atlantis.

Para alargar las historias en algunas de las aventuras se utilizan lo que en el mapa son las líneas de puntos: indican una vuelta atrás o salto a ciertos escenarios pero también –como no podía ser de otra manera– saltos mediante viajes en el tiempo, ya sea con algún artefacto, magia o fenómeno sobrenatural.

Relacionado:

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Wicho — 25 de Julio de 2019

Unos 4.000 años antes de Cristo se lía parda en el paraíso cuando Adán y Eva comen la fruta prohibida. Enfadadísimo con ellos Dios los expulsa. Junto con ellos llegan a la Tierra Azirafel, el ángel guardián de la puerta del este del jardín del Edén, y Crawley, el demonio que convenció a Adán y Eva de que probaran la manzana aunque él mismo no tiene muy claras las intenciones de Dios con toda esta movida. Los envían sus jefes para tener información de primera mano de lo que pasa en la Tierra.

Con el paso de los siglos Azirafel y Crawley –que con el tiempo decide cambiar su nombre por Crowley– no sólo van cogiéndole cariño a la Tierra y a los humanos sino que además terminan por entablar una sincera amistad aunque ellos mismos no quieran reconocerlo.

Pero una agradable noche Crawley es convocado para que sustituya al hijo de una pareja humana por el hijo de Satán. Será quien traiga el fin de los tiempos, el Armagedón. Pero Crowley convence a Azirafel de que si los dos se mantienen cerca del niño y cada uno intenta influirlo con su propia visión del mundo el hijo de Satán terminará siendo un niño normal.

Así que con esa idea se colocan dentro del personal de la casa en la que vive Warlock, que es el nombre que sus supuestos padres han dado al supuesto Adversario, Destructor de Reyes, Ángel del Pozo sin Fondo, Príncipe de Este Mundo y Señor de las Tinieblas.

Crowley como niñera
Crowley como niñera de Warlock

Azirafel como jardinero
Azirafel como jardinero

Sólo que sin que ellos lo supieran la noche de la llegada a la Tierra del Adversario, Destructor de Reyes, Ángel del Pozo sin Fondo, Príncipe de Este Mundo y Señor de las Tinieblas las cosas se liaron un poco y el niño al que ellos han estado vigilando en realidad no es el hijo de Satán.

Para cuando lo descubren, el día en el que cumple 11 años, el verdadero Adversario, Destructor de Reyes, Ángel del Pozo sin Fondo, Príncipe de Este Mundo y Señor de las Tinieblas pone en marcha sin saberlo el Armagedón al adoptar al sabueso satánico que le envían desde el infierno.

Claro que Adam, que es el nombre que le han puesto sus padres «adoptivos» al verdadero Adversario, Destructor de Reyes, Ángel del Pozo sin Fondo, Príncipe de Este Mundo y Señor de las Tinieblas, no sabe quién es él ni mucho menos ese perro al que decide llamar Perro.

Esto le da la oportunidad a Azirafel y a Crowley de intentar parar el Armagedón, aunque para ello antes tendrán que localizar al hijo de Satán, algo en lo que contarán con unos aliados inesperados y cuando menos peculiares.

Disponible en Prime Video Good Omens es una adaptación en forma de serie de televisión (televisión por decir algo) de libro de Terry Prattchett y Neil Gaiman del mismo título y es tan recomendable como el libro.

Los personajes son divertidísimos, las situaciones graciosísimas, y el humor de Pratchett y Gaiman, que supervisó la adaptación, es inteligentísimo. Desde luego es de esas series que merece la pena ver dos o más veces para asegurarte de que pillas todo. Y mejor en inglés.

El libro, por supuesto, tampoco tiene desperdicio.

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear