Por @Wicho — 25 de Abril de 2017

The crash detectives por Christine NegroniExplicar el motivo de los accidentes de avión no para que los familiares y amigos que quedan detrás puedan pasar página, que es algo muy necesario. Tampoco es para establecer responsabilidades, que también lo es. Se trata, sobre todo, de entender en qué forma fallan humanos y máquinas para que podamos evitar que se repita el accidente. Y por eso ponemos tanto empeño en solucionar este tipo de accidentes.

En los últimos años, además, estamos acostumbrados a que las explicaciones preliminares se hagan públicas en pocas semanas después de un accidente, en especial en el caso de los aviones de aerolínea.

Pero sin embargo aún hoy en día se producen accidentes que no podemos explicar, como la desaparición sin rastro del vuelo MH370 de Malaysia Airlines en marzo de 2014 nos hace recordar.

Christine Negroni, una periodista que lleva años escribiendo acerca del mundo de la aviación, explica en las primeras páginas de este libro su teoría acerca de lo que sucedió con el MH370, teoría que puede ser tan buena como otras muchas.

Pero el problema es que no tiene pruebas, así que lo más que puede hacer es poner ejemplos de otros aviones desaparecidos como el Hawaii Clipper en 1938 o el de Amelia Earhart en 1937, sin que aún me haya quedado muy claro qué relación guardan con el caso del MH370. En capítulos sucesivos habla de cómo ingerencias políticas pueden entorpecer la investigación de un accidente, de cómo errores de diseño pueden causarlos, y, cómo no, de cómo el factor humano es también un factor en los accidentes, aunque de como también a menudo lo es a la hora de evitarlos.

Pero siendo el título del libro The crash detectives, Los detectives de los accidentes, se me queda bastante flojo en lo que se refiere a hablar de ellos y sus métodos, ya que casi no salen ni se habla de ello.

Así que me he quedado un poco meh con el libro, aunque los 7,5 euros que cuesta la versión Kindle tampoco van a arruinarme.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear