Por @Wicho — 8 de Septiembre de 2011

Una de las cosas acerca de los libros electrónicos de la que la mayoría de la gente parece no haberse dado cuenta es de que estos son la primera cosa aparte del aire de la que podremos tener tantos como queramos. Piensa en eso por un momento y te darás cuenta que estamos haciendo lo correcto.

– Michael S. Hart,
julio de 2011,
visto en su obituario


El Proyecto Gutenberg, que en la actualidad ofrece más de 36.000 libros electrónicos gratuitos en varios formatos para ser leídos en ordenadores, tablets, teléfonos móviles, y otros dispositivos portátiles, comenzó cuando Michael S. Hart empezó a teclear él mismo esos libros a principios de los años 70.

Su idea era devolver en parte el favor que le habían hecho dándole acceso prácticamente ilimitado a uno de los ordenadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

Esa idea se convirtió en una pasión que le llevó a dedicar los siguientes 40 años de su vida al proyecto, hasta su muerte el pasado día 6.

Aunque con el tiempo fue reclutando colaboradores por todo el mundo y en un momento dado la tecnología del reconocimiento óptico de caracteres convirtió el proceso de digitalización de los textos en algo mucho más llevadero, él mismo se encargó de teclear el texto de ni más ni menos que 313 libros de los que hoy en día están en los fondos del Proyecto.

(Vía Daring Fireball).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear