Por @Wicho — 7 de Diciembre de 2003

Adaptarse a Internet: Mitos y realidades sobre los aspectos psicológicos de la red. Helena Matute. La Voz de Galicia, 2003. 84-9757-115-0.

En la presentación de este libro la autora comentó como uno de los motivos fundamentales que le llevaron a escribir este libro fue la publicación en American Psychologist en 1998 del ahora conocido como Estudio Pittsburg de Robert Kraut y otros miembros de la universidad Carnegie Mellon, una de cuyas principales conclusiones del era que

El uso de Internet disminuye las relaciones sociales y por tanto, provoca aislamiento social, soledad y depresión.
Esta conclusión fue utilizada por una redactora del New York Times para publicar un tremendista artículo cuyo mensaje en seguida fue recogido por muchos otros medios en todo el mundo, y aunque el estudio fue puesto en entredicho en seguida por otros profesionales de la psicología por sus errores metodológicos, sobre todo por carecer de un grupo de control con el que poder contrastar los resultados, estas críticas ya no llegaron a la prensa generalista ni al público general, que se quedó con la idea de que el uso de Internet generaba depresión.

Conclusiones y efectos como los del citado estudio y otros similares son los que intenta abordar con objetividad la autora, dando consejos a los que empiezan en la Red y abordando, entre otros, aspectos como el acceso de los niños a ésta, la supuesta existencia de adiciones a Internet y cómo las personas se adaptan al uso de la Red, con el mensaje fundamentalmente tranquilizador de que Internet

No es más que una herramienta de comunicación entre seres humanos, y los humanos, nos guste o no, seguimos siendo humanos tanto en Internet como fuera de ella.
El libro cojea un poco en las descripciones técnicas y dice cosas como que
La World Wide Web (WWW) fue creada en Estados Unidos en 1991.
También incluye algunos comentarios acerca de interfaces para el acceso de animales a la Red, bots e inteligencias artificiales que sonarán quizás un poco ingenuas para la mayoría de los lectores que lleven un tiempo en la Red, pero en cualquier caso es una lectura recomendable para aquellas personas que no saben bien cómo enfrentarse a Internet, que no acaban de decidirse si entrar en ella o no, o que piensan que pueden tener un problema con su uso tanto a nivel personal como por parte de algún conocido.

Este libro es el ganador de la XV edición de los Prismas Casa de las Ciencias a la Divulgación en la modalidad de textos inéditos y acaba de ser publicado por La Voz de Galicia, por lo que a lo mejor todavía es difícil de encontrar en librerías, aunque imagino que cualquier punto de venta del periódico puede conseguir una copia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear