Por @Alvy — 24 de Julio de 2009

Cod: A Biography of the Fish That Changed the World4 estrellas: muy ameno Cod: A Biography of the Fish That Changed the World por Mark Kurlansky. Penguin. Inglés. 1998. [En castellano: El bacalao: biografía del pez que cambió el mundo. Península, 1999].

Podría parecer que un libro con tan insulso título (Bacalao) fuera garantía perfecta de una buena siesta tras algunas páginas aburridas. Pero el subtítulo La biografía del pez que cambió el mundo resultaba mucho más prometedor. Como además lo vi mencionado en algún sitio cuyos consejos aprecio me lancé a leer esta obra divulgativa y la verdad es que, aunque algo extraña y atípica, no me defraudó lo más mínimo.

El libro narra, literalmente, la historia del bacalao a lo largo de los tiempos y su importancia en cada momento histórico, que no fue poca. Al ser un pez altamente nutritivo que se podía secar y salar se conservaba duramente muchísimo tiempo sin ningún problema. Eso permitió realizar viajes más lejos que nunca, tanto por tierra como por mar e incluso en la exploración polar. Los navegantes nórdicos, británicos, islandeses y en especial los vascos, localizaron y explotaron durante siglos grandes bancos de bacalaos.

El libro trata de forma especialmente entrañable a los pescadores vascos, que con gran habilidad ocultaron la localización de algunas de las mejores ubicaciones para la pesca, llegando incluso a Terranova en el siglo XVI pero renunciando a darlo a conocer para poder seguir pescando allí sin competencia alguna. La razón de que la isla de ultramar San Pedro y Miguelón tenga ese nombre y una ikurriña en su bandera tiene en la historia del bacalao su origen. Desde hace cuatro siglos, el bacalao es la base de la economía de sus habitantes.

Otros aspectos que me parecieron muy curiosos fue que el bacalao se utilizara como alimento principal para los esclavos procedentes de África: era la forma más nutritiva y barata de alimentar a las «propiedades» de los esclavistas. Curiosamente, muchos países donde la esclavitud estaba abolida permitían el comercio de bacalao aun a sabiendas de que se utilizaba para alimentar a los esclavos en otras tierras, en un peculiar giro de doble moral.

El bacalao, como tantos otros peces, está en peligro de extinción desde hace años, debido a la sobrepesca y a la gran demanda de muchos países donde históricamente es el pescado favorito (los famosos fish & chips británicos sólo se consideran por algunos «genuinos» si son de cierto tipo de bacalao). Las limitaciones impuestas por algunos países han provocado «guerras del bacalao» y crisis económicas para los pescadores de países como Islandia, Canadá y Estados Unidos.

Aunque es una especie capaz de sobrevivir porque se reproduce profusamente y con facilidad, el peligro de la extinción definitiva lleva años rondando al bacalao y la razón es sólo una: los voraces seres humanos que somos su peor enemigo. Ayer en el mercado de la Boquería vi magníficos ejemplares a entre 10 y 15 euros el kilo, pero no sería extraño que acabara como las anchoas y su extinción sea también objeto de chistes en nuevas temporadas de Futurama.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear