Por @Wicho — 26 de Septiembre de 2005

iCon.jpgiCon. Steve Jobs: The Greatest Second Act in the History of Business. Jeffrey S. Young y William L. Simon. Wiley, 13 de mayo de 2005. ISBN: 0471720836. Inglés. [ver similares]

Egoísta, manipulador, caprichoso, sin problemas para apropiarse de las ideas o el trabajo de los otros cuando le parecen buenas o para machacarlas sin piedad cuando no le parecen adecuadas, en ocasiones un genio...

Desde su infancia como hijo adoptivo de Paul y Clara Jobs, pasando por su auge y caída en Apple, su travesía del desierto al frente NeXT, aunque en mi opinión el libro pasa demasiado deprisa por esta etapa, y su poco menos que milagrosa recuperación, primero al frente de Pixar y luego su vuelta triunfal a Apple, este libro es la biografía no autorizada de uno de los personajes más influyentes de los últimos años en el campo de la tecnología, y no se anda con paños calientes; de hecho su publicación hizo que Apple retirara de sus tiendas todos los libros de esta editorial, tal y como cuentan por ejemplo en Apple strikes back at 'iCon Jobs' publisher.

Si la mitad de la mitad de lo que cuentan los autores en este libro es cierto, trabajar con Steve Jobs tiene que ser una experiencia de fuera de este mundo; el problema cuando se habla de valoraciones personales es que siempre dependen del punto de vista de cada uno, así que en ocasiones es difícil decidir si lo que estás leyendo es cierto, meramente creíble, o fruto del resentimiento o admiración excesivas que a menudo causa Jobs.

Aún así, y a pesar del follón que se organizó con su publicación, en mi opinión los autores dan al final una imagen global positiva de Jobs, y de hecho sostienen que los quince años que Jobs tuvo que pasar fuera de Apple lo fueron volviendo mejor persona, incluso humano, y que ahora es consciente de que sus logros son el resultado de un trabajo de equipo, cosa que antes nunca habría reconocido.

El libro no se centra además sólo en su papel como empresario sino que también se ocupa de su vida familiar, donde casi contra todo pronóstico ha demostrado ser un padre ejemplar, incluso al final también para su hija Lisa, que tuvo con su novia cuando era prácticamente un adolescente, tras años de ignorarla.

En definitiva, un libro muy interesante para cualquier maquero y también para cualquiera que quiera entender mejor quién es Steve Jobs.

Sólo le pondría el pero de que se nota que los últimos capítulos están escritos con prisa y no han sido bien corregidos, porque hay más de una referencia a iMovies o iPhotos; también hay un fallo muy curioso al hablar del Macintosh original en las páginas 101 y 102, cuando los autores comentan que uno de sus grandes problemas era que el disco duro interno no tenía suficiente capacidad de almacenamiento... lo cual no es de extrañar, porque el Mac original no tenía disco duro.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

10 comentarios

#1 — Alvy

De lo mejorcito del libro por cierto es toda la etapa de Pixar, que no había sido contada en casi ningún otro lado y aquí viene con todo luego de detalles. Esos capítulos centrales son muy buenos.

#2 — bleuge

habla de como Microsoft salvó a Apple con la inyección de dinero y la compra de una gran parte de las acciones :D
(ya saben como me gusta tocar los **) jeje

#3 — Eneko

Yo a veces pienso que Steve y Bill nos toman el pelo a todos y que MS puedo haber terminado con Apple entonces de haber querido. Seguramente juean con nosotros para que nos piquemos y acabemos comprando los ultimos ordenadores y operativos porque "son mejores que el otro"... al final ellos salen ganando siempre :).

#4 — Eneko

Quiero decir (que no me explico bien) que si hubiera existido solo Microsoft, o solo una marca de PCs, ¿hubieran evolucionado tanto?

Creo que esto es como la carrera espacial; cuando había dos competidores, todo evolucionaba rápido. Ahora todo está muy parado y sin ganas de evolucionar, o de invertir en ello.

Con Windows y Apple creo que hubiera pasado lo mismo, y que ellos, Bill y Steve, lo saben mejor que nadie.

Está claro que cuando Microsoft invirtió en Apple fue para levantar la empresa y mantenerla viva, y no por obtener resultados a corto plazo.

#5 — Anonymous

#2, bleuque... ¿el 3% y sin derecho a voto es una gran parte de las acciones?

#6 — Alvy

Es bien sabido que Microsoft soltó aquellos millones de dólares en la época del juicio anti-monopolio. Si Apple desaparecía Microsoft sería muy probablemente desmembrada.

#7 — Manuel F. Lara

#4, si todo avanza más rápido cuando hay competencia es precisamente porque unos compiten con otros para ver quien tiene más usuarios/compradores sacando mejores productos, no porque la gente compre más o compre para fastidiar a la competencia.

#8 — Pedro Javier Mora

He leído cuatro o cinco cosillas sobre la historia de Apple y Microsoft (por cierto, todo el tema de Pixar lo puedes encontrar también aquí).

De hecho, más de uno y más de dos me han comentado ya que Microsoft controla Apple (porque como compró nosecuantas acciones de la empresa, es propietaria de la misma y por tanto la controla).

Como bien dicen por aquí, compró el 3% (no recordaba el porcentaje, creo que fueron unos 500 millones de $), unas acciones sin derecho a voto (fue el pacto entre Gates y Jobs).

¿Por qué Apple hizo esto? Porque cada día que pasaba seguía perdiendo cuota de mercado. Era una plataforma agonizante... y necesitaba demostrar que todavía podía volver a resurgir. Para ello, Jobs contactó con los principales desarrolladores para Mac (Adobe, la propia Microsoft...) para que mostraran su apoyo en público al Mac, para que los usuarios de Mac se sintieran seguros en el sentido de que al año siguiente no sucedería que no habría una nueva versión de Office o de Photoshop para Mac.

Con Microsoft, aparte del acuerdo de que esta se tenía que comprometer a hacer Office para Mac durante cinco años (la sección de Apple de Microsoft siempre ha sido rentable, así que ha sido una cláusula que Gates iba a cumplir con acuerdo o sin él), también se habló de que MacOS llevaría instalado de serie una versión del Explorer, y desde entonces todos los Macs hasta la salida de Tiger han traído el MS Explorer de serie.

¿Qué ganaba MS con todo esto? Hay que tener en cuenta que estamos hablando de la época en que Netscape y Microsoft estaban en plena batalla por los navegadores (por ahora, todavía ganando Netscape). Así que de un plumazo Microsoft conseguía que todos los ordenadores nuevos tuvieran de serie el navegador de Microsoft (bueno... salvo aquellos que tuvieran Linux y demás, pero en el 97 los ordenadores personales normalmente eran PCs con Windows o si acaso Macs).

Es decir, con todo esto Apple no se vendió a Microsoft, sino que lo que hizo fue intentar dar una imagen de confianza y futuro, de que la industria seguía apoyando a Apple.

Pero Microsoft nunca ha controlado a Apple, ni la controla ahora, ni le pertenece, ni nada por el estilo. Apple es Apple y Microsoft es Microsoft. Y punto.

#9 — bleuge

no se mosqueen :D
era solo por trollear un poco ...

#10 — Lou

Vaya, al leer esto

Egoísta, manipulador, caprichoso, sin problemas para apropiarse de las ideas o el trabajo de los otros cuando le parecen buenas...

por un momento pensé que estaban hablando de Bill Gates... ;)