Por @Alvy — 9 de Mayo de 2009

Fueras de serie / Malcom Gladwell4 estrellas: Bastante recomendable Fueras de serie: por qué unas personas tienen éxito y otras no. Malcolm Gladwell. Taurus Pensamiento. 2009. 330 páginas. Inglés: Outliers: The Story of Success.

Me compré este libro en inglés en uno de mis últimos viajes, pero como permaneció demasiado tiempo en La Pila™ resulta que para cuando fui a leerlo la editorial española me había enviado amablemente la edición en castellano. Me decidí por ésta última, que por cierto tiene una excelente traducción obra de Pedro Cifuentes.

Este libro de Gladwell es tan ameno y del mismo estilo vivaz y dicharachero que The Tipping Point o Blink, las dos obras que le dieron a conocer entre el gran público.

El libro no es demasiado extenso, pero trata varios estudios con cierta profundidad. Analiza por qué unas personas tienen éxito en la vida y otras no, normalmente en lo relativo a sus carreras profesionales. La teoría de Gladwell es que muchas veces -por no decir siempre- es cuestión de suerte. Aunque haya gente predispuesta a ser más tenaz o trabajadora que otra, según diversos estudios esto depende del entorno cultural, de la suerte que hayan tenido para estar en la época justa en el momento adecuado y cómo todo ello es amplificado por el efecto San Mateo, que favorece a los favorecidos y perjudida a los perjudicados.

Uno de los mejores ejemplos son los equipos de Hockey canadienses, donde el factor aleatorio del «corte» en la edad de los jugadores hace que estadísticamente haya más buenos jugadores en las grandes ligas nacidos en enero, febrero y marzo que a finales de año (la fecha de corte es 1 de enero). Esto es fácil de entender y se da en todos los deportes: si un niño nacido el 2 de enero está en el mismo curso que otro nacido el 30 de diciembre, tendrá casi 12 meses más de desarrollo físico de ventaja. A nada que despunte un poco, recibirá más horas de entrenamiento que los demás, así como clases particulares y acceso a mejores equipos, donde seguirá mejorando. Supuestamente el talento de todos los niños debería ser estadísticamente igual independientemente de en qué día del año nazcan, pero estadísticamente se demuestra lo contrario. Esto a afecta a otros campos también (y en países con fechas de corte en otros meses, como en agosto, se observa igualmente).

Hay muchas más historias en el libro, incluyendo el porqué del éxito de los Beatles o por qué los asiáticos son mejores en matemáticas que los occidentales. Mención aparte merece el capítulo en el que explica por qué Bill Gates y otros personajes míticos de la industria informática como Bill Joy (Sun), Paul Allen y Steve Ballmer (Microsoft) y Steve Jobs (Apple) tuvieron la suerte de nacer en el «mejor año» para tener éxito en los negocios relacionados con la tecnología y la informática: todos ellos nacieron en o cerca de 1955, el «año mágico» que les situaría en la adolescencia en la maravillosa década de los 70, el lugar en que había que estar si te interesaba trastear con cacharritos y hacer negocio con ellos.

Otro capítulo que me encantó fue el dedicado a los accidentes aéreos debido a causas «culturales»: simplemente por esas páginas merecería la pena comprar el libro, son absolutamente apasionantes. Le he dedicado una anotación en Feed RSS Avión Microsiervos, nuestro blog de aeronaútica y tecnología aeroespacial.

El libro es rotundo en la conclusión: las historias de los personajes exitosos «hechos a sí mismos», nacidos de la nada, que explican detalladamente cómo hicieron para lograr el «éxito» con su esfuerzo y tino a la hora de tomar las decisiones adecuadas... suelen ser una soberana tontería. Existen factores genéticos, económicos y el esfuerzo individual cuenta y mucho, pero también en gran parte hay un «factor suerte» que se debe al lugar en que se nació, la época y generación y singularidades a veces de la educación (como que dependiendo de qué día del año nazcas vayas a un curso o al siguiente) que desmitifican esas explicaciones del «éxito». Me encantó.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear