Por @Wicho — 30 de Agosto de 2013

La cúpula por Stephen King3 estrellas: entretenida, pero tampoco como para echar cohetes La cúpula. Stephen King. Edición Kindle en español | Edición en tapa blanda.

Un día de finales de octubre una especie de campo de fuerza invisible aparece de repente rodeando el pueblo de Chester's Mills en Maine.

Las primeras consecuencias son el fallecimiento de los tripulantes de una avioneta y de varios coches y camiones que chocan contra él, así como el de decenas o cientos de pájaros que sufren el mismo destino.

Pronto se comprueba que esa cúpula apenas deja pasar el aire y el agua, aunque sí la luz o las señales de radio, así como el sonido.

Mientras que desde el exterior intentan traspasarla utilizando distintos medios uno de los concejales del pueblo la percibe como una señal de Dios de que debe aprovechar para hacerse con el poder en el pueblo, además de intentar aprovechar para eliminar las pruebas del enorme laboratorio de producción de metanfetaminas que ha montado.

Para ello «Big Jim« Rennie aprovecha la muerte del jefe de la policía local para colocar en su puesto a un títere mediante el que irá reclutando a un montón de policías temporales de dudosa capacitación con la excusa de que buena parte de los efectivos normales quedaron aislados fuera de la cúpula mientras participaban en un ejercicio de entrenamiento.

Valiéndose de su habilidad para manejar personas y situaciones que le han permitido mantener durante años su carrera de político local pronto consigue tener atemorizada a la mayoría de la población, ya sea mediante sus secuaces o causando problemas de forma encubierta.

Sólo se le opone un pequeño grupo de gente que desde hace años se opone a sus manejos y un forastero que apenas lleva unos meses viviendo en el pueblo y que en realidad ya se iba cuando apareció la cúpula.

Siendo una novela de Stephen King es inevitable la aparición de algún elemento sobrenatural, pero en realidad lo que da miedo de esta novela es lo malos que pueden llegar a ser unos humanos con otros, aunque la verdad es que los personajes son un poco como de tebeo, unos malos malísimmos y otros buenos buenísimos.

Además, la novela es algo más larga de lo que en mi opinión sería necesario, y eso que por lo visto Stephen King dice haber reducido el manuscrito original en como un 50%, recreándose de manera exagerada en las maldades de Rennie y sus secuaces.

Da la impresión también de que no la repasó bien de todo, pues dice cosas acerca de algunos personajes que luego no tienen mucho sentido; es casi como si el final lo hubiera modificado cuando llevaba ya buena parte escrita.

En cualquier caso, una novela entretenida para pasar el rato, de la que se acaba de estrenar una adaptación a la televisión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear