Por @Wicho — 7 de Marzo de 2016

No al DRMNook es la plataforma de libros electrónicos de Barnes & Noble, y si bien en los Estados Unidos no les va como para echar cohetes, en el Reino Unido les va tan mal como para cerrar, así que a partir del 15 de marzo de 2016 dejan de vender contenidos y sus productos y contenidos vendidos dejan de funcionar.

Según se puede leer en la nota que lo anuncia:

Para que en adelante puedas seguir leyendo tus contenidos digitales, Nook ha llegado a un acuerdo con el premiado Sainsbury's Entertainment on Demand para asegurarse de que sigues teniendo acceso a la gran mayoría de los libros que hayas comprado para Nook sin coste alguno para ti.

Las negritas son mías.

Y ese, ya lo he dicho en más ocasiones, es el problema de las «ventas» de libros electrónicos: no compramos el libro sino que en realidad compramos una licencia para leerlo, y se ve que en el paso de Nook a Sainsbury's algunos de los títulos no lo han conseguido, con lo que quienes los hayan comprado se quedarán sin acceso a ellos. O puede que para volver a tenerlo tengan que pagar de nuevo. Y no sé cual de las dos cosas me parece más descabellada.

Por eso plataformas sin DRM y que me permiten hacer lo que quiera con lo que compro en ellas como Lektu me parecen una gran idea; por eso quito el DRM a los libros electrónicos que compro y lo traen gracias a Calibre y las DRM Removal Tools for eBooks.

No me importa pagar por los libros, de hecho quiero hacerlo si me dejan, y siempre he defendido que el autor de una obra tiene derecho a cobrar por su trabajo si así lo desea, que no a vivir de su trabajo, que no es lo mismo; pero quiero que mis libros sean míos. Y quien dice libros dice música, películas, etc.

(The Register vía Richard Gaywood y Pepe Cervera).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones