Por @Wicho — 22 de Julio de 2015

Armada por Ernest Cline

4 estrellas: previsible, pero se lleva una estrella extra por lo friki Armada. Ernest Cline. Cornerstone Digital. inglés.

Zack Lightman es un joven estadounidense a punto de terminar su último año de instituto.

Su futuro está asegurado gracias a la indemnización que recibieron su madre y él tras la muerte de su padre en un extraño accidente laboral cuando Zack tenía menos de un año.

Así que lo que más le preocupa a Zack es sobrevivir a esas últimas semanas de instituto sin morir de aburrimiento ni liarse a piñas con el matón de la clase.

Hasta que un día ve por la ventana de clase como un caza Glaive de los sobrukai, la raza alienígena contra la que lleva tiempo combatiendo en el juego Armada, sobrevuela su ciudad.

Esto lleva a Zack a pensar que se ha vuelto tarumba, igual que piensa que lo estaba su padre tras haber estudiado el montón de cajas que dejó detrás con películas y videojuegos, y en especial un cuaderno en el que esbozaba su teoría de que la industria de los videojuegos y muchas películas como Star Wars, Encuentros en la tercera fase, y similares no son más que parte de un plan del gobierno para preparar a la población de la Tierra para una futura invasión alienígena.

Así que se promete dejar de jugar a Armada, en el que es el sexto mejor piloto de todo el mundo, durante un tiempo.

Pero no le dará tiempo, ya que al día siguiente cuando está llegando al instituto una lanzadera de la Alianza para la Defensa Terrestre aparece para llevárselo…

Las canciones de Zack
Rock the arcade mix: Las canciones que escucha Zack cuando pilota - minipunto friki/aerotrastornado para quien pille la referencia

Sí, sin seguir contando más para no espolear mucho la novela, esto se parece enormemente a Starfighter: la aventura comienza, y es cierto que el argumento de la novela es absolutamente previsible…

Pero toda ella está cargada de principio a fin de guiños frikis, lo que hace perdonar en cierta medida lo absolutamente previsible de su argumento.

Se lee rápido, pero, eso sí, tiene el peligro de que te dé por querer hacer listas de las cosas que menciona o por ponerte a ver las películas a las que hace guiños, algunas de ellas muy malas pero de esas de las que uno disfruta en secreto; muy recomendable como lectura de evasión veraniega.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear