Por @Wicho — 26 de Agosto de 2015

Kindle VoyageDesde que Amazon sacó el primer Kindle con pantalla táctil, el Touch, allá por 2012, dije que echaba de menos los botones de avance y retroceso de página en los lados de la pantalla, algo que creo que he repetido con los sucesivos Kindle con pantalla táctil que he ido probando.

Esto es algo que arregla –más o menos– el Kindle Voyage, pues incorpora a cada lado de la pantalla dos sensores que actúan como botones para avanzar o retroceder página. El sensor alargado pasa página, el pequeño y redondo sirve para retroceder.

Además de eso, sigue siendo posible pasar y retroceder página tocando la pantalla o arrastrando con un dedo sobre ella, o usar el menú, al que se accede tocando la parte superior de esta, para ir directamente al principio, al fin, a cualquiera de los capítulos, o a cualquiera de las marcas de página que le hayas puesto.

Se puede regular la sensibilidad a la presión de los sensores, igual que su respuesta, que se nota mediante una vibración más o menos fuerte que se puede llegar a desactivar, igual que los sensores en sí.

Lo que pasa es que los sensores no sobresalen en absoluto de la superficie del Voyage, con lo que no los puedes detectar al tacto, ni están iluminados, así que a oscuras no los puedes ver ni palpar.

Para el de avanzar página no es un problema demasiado serio, ya que es alargado, pero el de retroceder página es redondo, con lo que localizarlo a oscuras es complicado, así que al final es más cómodo tocar la pantalla.

Pero en cualquier caso, bienvenidos sean los sensores en los laterales, ya que evitan hacer el baile del pulgar para moverse por el libro.

En lo que se refiere al paso de página en sí, lo actives como lo actives, es rápido. No instantáneo como en un ordenador, pero sí tan rápido o más de lo que serías pasando una hoja en un libro en formato árbol muerto, así que ningún problema en este aspecto.

Nueva pantalla

Otra novedad del Voyage son los 300 puntos por pulgada de resolución de su pantalla de 6 pulgadas frente a los 212 del Paperwhite de 2013; sigue incorporando la tecnología que Amazon ha bautizado Carta e-paper que la hace más blanca y con textos más negros que los de otras pantallas de tinta electrónica, con lo que oficialmente presenta mejor contraste y es más fácil de leer.

Además la superficie de la pantalla del Voyage es de cristal, tratado para eliminar reflejos, aunque salvo el mayor contraste mis ojos no detectan una gran diferencia con la del Paperwhite de 2013, la verdad sea dicha, aún a pesar de la mayor resolución y del cristal de marras.

La pantalla tiene también un sistema de iluminación regulable en 24 pasos, como los Paperwhite anteriores, aunque en el caso del Voyage el frontal incluye un sensor de luz ambiente que va regulando el brillo de la pantalla automáticamente si así lo deseas; es una función que se puede desactivar desde las preferencias.

Pero de todos modos la diferencia más obvia de la pantalla del Voyage respecto a la de anteriores Kindle es que queda rasante con los bordes en lugar de un poco hundida; el cristal que la forma llega justo hasta los bordes.

A dieta

El Voyage es, con 7,6 milímetros de grosor, 162 de alto, y 115 de ancho, el más pequeño, aunque no por mucho, de los Kindle. Es también el más ligero con un peso de tan sólo 180 gramos, o de 188 en el 3G, algo en lo que ayuda su parte trasera de magnesio.

Sobre el papel eso no es una gran diferencia contra los 169×117×9,1 mm y 205 ó 217 gramos del Kindle de 2015, y a menos que tengas los dos lado a lado para comparar es en realidad una diferencia inapreciable.

El software habitual

El hardware es la novedad principal del Voyage, que además de los cambios descritos tiene el botón de encendido/apagado en la parte superior de la parte trasera.

Así que en uso, si has tenido un Kindle antes en las manos, no tendrás ningún problema con él ni te encontrarás con ninguna sorpresa al usarlo; y desde reciente la actualización a la versión 5.6.5 de su sistema operativo el Voyage está a la par que el Paperwhite de 2015, que hasta entonces tenía, en algunas cosas, un software más moderno, incluyendo el tipo de letra Bookerly y –por fin– la capacidad de partir palabras al final de una línea, que, hasta la 5.6.5 no estaba en el Voyage.

Por lo demás ofrece desde las opciones básicas como escoger tamaño y tipo de letra, así como el interlineado y los márgenes para adaptar la apariencia del texto en la pantalla a tu gusto, a funciones ya propias de los Kindle como Word Wise, que si el libro lo soporta y tienes la función activada, muestra automática explicaciones sobre palabras desconocidas.

Word Wise
Word Wise

Con Word Wise activado un toque corto en una palabra a la que acompañe una explicación abre una ventana con más información sobre ésta. No tiene nada que ver con el diccionario, que funciona siempre cuando seleccionas una palabra manteniendo el dedo unos segundos sobre ella. Si el texto que estás leyendo está bien configurado se abrirá automáticamente el diccionario en el idioma adecuado; si no está en el Kindle, este se ofrecerá a descargarlo.

La misma ventana emergente muestra la pestaña correspondiente a la Wikipedia, en la que el Kindle intentará mostrar la entrada correspondiente a la palabra seleccionada, y de nuevo en la versión de la Wikipedia correspondiente al idioma del libro.

Diccionario en la versión 5.6.5
Diccionario en la versión 5.6.5

La tercera pestaña ofrece una traducción del texto seleccionado del idioma del libro a algunos otros, aunque siendo una traducción automática…

Desde esa misma ventana se accede a la opción de añadir una nota usando el teclado en pantalla o un subrayado a la palabra seleccionada, opciones a las que se accede directamente cuando la selección incluye más de una palabra.

Estas notas y subrayados se sincronizan a través de la cuenta de Amazon a la que está asociado el Kindle, con lo que se puede acceder a ellos, igual que a la página leída más avanzada, desde cualquier dispositivo asociado a esa cuenta. También se pueden compartir en Facebook y/o Twitter los segmentos seleccionados.

Otra opción interesante es la que permite hojear el libro. Para ello basta con desplazar el dedo de la parte inferior de la pantalla hacia arriba. Eso abre una vista en miniatura del libro superpuesta a la página actual que permite mirar algo en otra página sin abandonar la actual.

Pageflip
Pageflip

Si no tienes una cuenta de Amazon puedes usar igual el Voyage conectándolo directamente a tu ordenador vía USB y copiando en la carpeta documents los documentos que quieras; para ello el Voyage cuenta con 4 GB de memoria y soporte para documentos Kindle AZW y AZW3, TXT, PDF, MOBI sin protección, y PRC de forma nativa; HTML, DOC, DOCX, JPEG, GIF, PNG, BMP por conversión a través de los servicios de Amazon… O de Calibre, que en general es la navaja suiza de los libros electrónicos y permite convertir de todo en todo.

Navegador experimental
Llegado el caso puedes usar el navegador experimental del Voyage mientras estés conectado a una wifi

Finalmente, queda el asunto de la batería: Amazon dice que «puede durar hasta 4 semanas, tomando como referencia un hábito de lectura de media hora al día con la conexión inalámbrica desconectada», aunque mi experiencia es que al final hay que recargarla al menos una vez a la semana, lo que tampoco está nada mal.

¿Me lo compro?

Es la pregunta del millón, y una que Amazon ha hecho bastante difícil contestar.

Personalmente, tengo claro que ya sólo con la iluminación de la pantalla se justifica la diferencia de precio entre un Paperwhite, disponible por 130 euros (o 190 euros en la versión con 3G) y el Kindle básico de 90 euros.

Pero no tengo tan claro que las diferencias entre el Paperwhite y el Voyage en cuanto a diseño y pantalla, aunque también tenga un procesador más rápido, justifiquen los 190 euros del Voyage básico o los 250 del 3G.

Cualquiera de los dos es un magnífico lector de libros electrónicos; incluso el Kindle básico lo es. Así que al final va a ser un poco si te quieres dar el capricho de irte al tope de gama o no.

Yo, sinceramente, no sé lo que haría, aunque estoy seguro de que sentiré tener que devolver la unidad de prueba a Amazon y volver a mi Paperwhite de 2013, pues aunque estoy encantado con él, una vez que uno prueba lo mejor lo bueno ya no parece tan bueno.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear