Por @Alvy — 27 de Enero de 2010

España, ombligo del mundoEspaña, ombligo del mundo. Rosa María Artal. Editorial FOCA, 2008. Grupo Akal.

Por Isabel Blas. Este libro de Rosa María Artal es un recorrido apasionado y apasionante por los últimos años de la vida política, social y económica de esta España nuestra, tan variopinta, compleja e imprevisible. Los más de ciento cincuenta nombres que aparecen en el índice onomástico del libro —desde Erich Fromm a José Antonio Ortega Lara, desde Michael Moore a Antonio María Rouco Varela— dan idea de por dónde va la autora. Es decir, va a por todas. Y lo hace con una pasión controlada que no le priva del ejercicio documentado de sus palabras, ¡qué gusto leer a personas que se apasionen con sus obras!

Al lado mismo de datos con cifras, porcentajes o precios que revelan un exhaustivo trabajo de investigación sobre la materia de que habla aparecen los comentarios, críticos e incisivos, según señala la propia sinopsis del libro, que indican una personalidad autónoma, una mente libre, una mujer que escribe lo que ve, en lo que cree y nos lo cuenta con ejemplos didácticos pero divertidos, irónicos pero rigurosos, y todo con una prosa rápida y sugerente, la que maneja una periodista que, desde hace años, siempre nos sorprendió —y muchas veces nos embelesó— con sus reportajes en Informe semanal o sus crónicas en El País durante una transición que todos vivimos con el corazón encogido por ver si era posible que apareciera en el horizonte esa «sangre» y ese «oxigeno» que Rosa María Artal dice que nos formó a través del ombligo.

Y sí que llegaron, pero no exentos de virus y bacterias, bichillos, por otra parte, que no asustan a nuestra autora. Ella misma nos da las claves del futuro al final de su libro con palabras como «reformas», «cambios», «no rendirse», «insistir». «España para empezar, el mundo para seguir andando»: una de las más bellas frases que se pueden leer.

Isabel Blas es autora y licenciada en Ciencias de la Información. Ha publicado en Bubok su novela Maldito baile de muertos y su libro de ensayo Al servicio de Su Majestad… el jefe.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear