Por Nacho Palou — 18 de Agosto de 2010

Desde hace unos meses estoy utilizando Zinio para leer algunas de mis revistas favoritas en el iPad. Zinio consiste en un quiosco de prensa virtual desde el que se puede acceder a numerosas publicaciones electrónicas, incluyendo revistas, libros o catálogos.

Las publicaciones adquiridas pueden leerse tanto en el ordenador como en dispositivos móviles de Apple (iPod, iPhone e iPad) a través de la aplicación gratuita disponible en la App Store.

Los ejemplares se pueden comprar directamente desde la tienda –a través de una pasarela web. El pago es con tarjeta, y normalmente es posible pagar una suscripción anual o sólo el último número suelto de cada publicación.

La edición en español dispone de más de una decena de categorías y muchas de las principales publicaciones en español. Sin embargo por algún motivo seleccionar la tienda en español no supone el filtrado de publicaciones por idioma o edición, lo que significa que en el catálogo se mezclan revistas como Autopista, AutoBild en español o la edición rusa de MaxiTuning, de la que además no está la versión en español.

Esto hace que pueda resultar un poco confuso encontrar publicaciones o que, ya que las revistas suelen utilizar la misma cabecera en todas las ediciones, haya que fijarse en los textos de portada para averiguara a qué idioma corresponde.

Pero su defecto es también puede ser su mayor virtud, ya que desde Zinio resulta muy cómodo acceder a las ediciones internacionales que no siempre es posible comprar en papel aquí, o al menos no fácilmente y además a un precio razonable.

El mismo artículo de la revista National Geographic en papel (en español) y en formato electrónico (en inglés).

Cómo es y qué ofrece cada edición electrónica depende mucho de cada publicación. Las hay que apuestan más por este formato y las hay que de momento lo que ofrecen es poco más que una versión tipo PDF de la misma revista que se puede encontrar en un quiosco de prensa del MundoReal™.

La edición internacional de National Geographic es de las que aprovechan mejor el medio. Por ejemplo, algunos artículos van acompañados de vídeos o fragmentos de documentales y de galerías fotográficas ampliadas respecto a las fotografías que aparecen en la versión en papel.

El modo “Página” muestra la publicación visualmente idéntica a la versión impresa en papel.

En general las publicaciones tienen dos modos básicos de lectura: se pueden visualizar en pantalla como revistas –modo “Página”, mismo aspecto que tendrían en papel– o modo “Texto”, una versión que prescinde de cualquier elemento que no sea el texto y se presenta con aspecto de libro.

El modo “Texto” prescinde de imágenes y maquetación, lo que es especialmente cómodo para la lectura de artículos largos.

Aunque el modo “Página” es evidentemente más atractivo y visual –y se puede ampliar para hacer más cómoda la lectura–, el modo “Texto” resulta especialmente cómodo para artículos largos o que se quieren leer con atención, sin tener que estar continuamente desplazándose por la pantalla o pasando páginas.

Además el modo “Texto” permite configurar un tamaño de letra mayor –sin tener que ampliar la página, lo que evita que el texto se “salga” de la pantalla– y enviar artículos por correo electrónico.

El cambio de un modo a otro es instantáneo.


Las miniaturas ofrecen una vista rápida del contenido de la revista. Existe además un índice clásico. Además el de la revista enlaza con las páginas.

Durante la lectura se puede acceder a varias opciones para desplazarse por la publicación. Además del propio índice de la revista –que enlaza directamente con los artículos y secciones– hay un acceso rápido a miniaturas de todas las páginas y a un índice disponible sin necesidad de desplazarse entre las páginas de la revista.

Con el iPad en vertical se visualiza cada página de forma individual, mientras que en posición horizontal la revista se muestra a doble página.

Aunque es improbable que te lleves el iPad a la playa, la experiencia es bastante parecida a la lectura en papel, aunque esto puede depende de cuánto de cómodo se sienta cada uno leyendo en una pantalla LCD. No lo es tanto en el iPhone por el menor tamaño de la pantalla. Una ventaja de las ediciones digitales es que se pueden acumular números antiguos sin ocupar espacio –ni físico ni en el dispositivo de lectura.

Dado que las publicaciones adquiridas van vinculadas a la cuenta de usuario y no al dispositivo, basta con identificarse desde cualquiera para acceder a los ejemplares comprados. Estos se deben descargar para su lectura. Posteriormente se pueden borrar para liberar espacio. Una vez borrados siguen disponibles en los servidores de Zinio y se pueden volver a descargar de nuevo cuando se desee y tantas veces como se quiera.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear