Por @Wicho — 25 de Marzo de 2007

El ángel más tonto del mundo por Christopher MooreEl ángel más tonto del mundo. 2 estrellas: malo con ganas Christopher Moore. La Factoría de Ideas, 2006. ISBN: 8498002788. En inglés: The Stupidest Angel: A Heartwarming Tale of Christmas Terror, Version 2.0.

Falta una semana para que llegue la Navidad y en el pueblecito californiano de Pine Cove un homicidio involuntario, el ángel más tonto del mundo y un niño asustado porque acaba de ver como asesinan a Papá Noel harán que esas navidades se conviertan en unas navidades bien diferentes a las que esperaban vivir los habitantes de Pine Cove.

Bob y Alice me regalaron este libro con toda la buena voluntad del mundo fiándose de lo que dice en la cotraportada de que este libro es

El fenómeno de El ángel más tonto del mundo, al que los lectores anglosajones empujaron a las listas de bestsellers de forma progresiva, ha sido comparado con el de El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon.

y sabiendo que el Incidente me encantó, pero el problema es que esa comparación debe de aplicarse sólo a que el boca a boca hizo -incomprensiblemente- que fueran aumentando las ventas, porque se parece al Incidente como el blanco al negro.

Y digo lo de incomprensiblemente porque aunque ambos libros no se parezcan en nada este podía estar bien, pero es que en realidad no es más que un montón de personajes delirantes y exagerados metidos en situaciones inverosímiles propias de una película teen al estilo de Scary Movie o algo parecido que además ves venir como desde la mitad del libro, por lo que, al menos en mi caso, acabé leyéndolo en diagonal… y aún me pregunto a santo de qué viene el capítulo final.

¿Cobra el autor por palabras? ¿Les sobraban unas resmas de papel en la imprenta con las que no sabían que hacer y le pidieron a Moore que añadiera algo al libro?

En fin, un libro malo que quizás podría haber sido divertido si lo hubiera escrito alguien con más gracia como por ejemplo Douglas Adams. Lástima que haya muerto ya hace unos años.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear