Por @Alvy — 22 de Noviembre de 2002

Weblog-HandbookThe Weblog Handbook: Practical Advice on Creating and Maintaining your Web Log. Rebecca Blood. 2002. La creadora de Rebecca's Pocket, uno de los blogs de la época antigua ha volcado en un pequeño volumen de 200 páginas todo lo que ha aprendido durante los últimos tres años sobre weblogs. No solo están sus propias experiencias, sino algo más valioso: la experiencia de la comunidad de webloggers de los primeros tiempos, y su evolución durante los últimos años.

El libro no enseña en realidad cómo crear un blog en el sentido «técnico», aunque incluye un apéndice con un tutorial rápido para hacer un 'blog de pruebas' bajo Blogger. No cuenta prácticamente nada sobre diseño, ni sobre tecnicismos innecesarios, aunque los imprescindibles para entender cómo funciona un blog (por ejemplo, cómo leer los «referrals» de los logs del servidor, para saber quién te visita o quién te enlaza, o qué es un dominio) están explicados de forma clara para cualquier internauta de nivel bajo-medio.

Por tanto, si Rebecca Blood no entra en tecnicismos, no se atreve a discutir si GrayMatter, Blogger o MovableType, no publica una lista de 'los mejores blogs del mundo', ¿Qué cuenta su libro?

En realidad, describe lo más interesante del mundo de los weblogs: el por qué de los blogs, cómo funcionan en calidad de fenómeno personal y de comunidad, y qué hacer para ser feliz creando y manteniendo un weblog.

Uno de sus primeros comentarios es que un blog es interesante porque ayuda a cualquier persona a expresar sus ideas, a plasmarlas en «papel» (escribirlas) y a hacerlo de forma concisa (mensajes breves) y razonada (citando o enlazando). Partiendo de la base de que «todo el mundo tiene talento, es original y tiene algo importante que contar» (cita del clásico If You Want to Write de Brenda Ueland), Rebecca da una serie de consejos prácticos sobre cómo conseguirlo --consejos que vienen de la experiencia personal y de la comunidad original de bloggers.

Los consejos del libro están escritos en un estilo que, aunque no deja de ser el de un clásico «libro en papel», denotan la concisión, claridad y estilo directo típicos de los blogs, especialmente las afirmaciones rotundas (que cada uno puede creer o discutir). Un resumen rápido de todo lo que se explica y razona en el libro serían más o menos este:

  • ¿Qué es un weblog? - Es una conversación de café en modo texto, con referencias cuando son necesarias. Un blog no deja de ser una página web en la que hay entradas (mensajes) ordenados por fechas, de arriba a abajo, empezando por las más recientes. Esta sería la descripción genérica de la que luego se derivan los diversos blogs: los de tipo Diario («este soy yo y lo que me pasa»), Apuntes («notas sobre un tema cualquiera») o Filtros («mira este enlace y este y este, que son muy buenos»).
  • ¿Por qué los weblogs son interesantes? - Porque proporcionan contexto a la información, promueven la cultura, proporcionan puntos de vista alternativos, invitan a la participación e incitan a evaluar la información. Desde el punto de vista personal, un blog hace que escribas mejor, tomes más consciencia de ti mismo, seas más crítico, te crees una reputación, e incluso que puedas hacer negocio con él.
  • ¿Cuáles son las convenciones de los weblogs? - Mensajes con fechas: los más recientes arriba. Archivo de mensajes anteriores. Lista de enlaces a sitios que consideras interesantes. Notas de copyright y e-mail del autor. Enlaces permanentes que puedan ser citados. Buscador para encontrar mensajes antiguos. Sistema de comentarios para que los visitantes puedan opinar. No todas estas convenciones son obligatorias --y existen muchas otras en realidad-- pero estas son las más reconocidas hoy en día como básicas e importantes.
  • ¿Qué contar en un weblog? - Lo primero que hay que hacer es definir qué es lo que quieres hacer con tu blog: publicar información para los amigos o familia, hacer negocio, ser un sitio de referencia sobre un tema concreto, compartir información. Los tipos más genéricos son los que sirven sencillamente para expresar ideas, mantenerse en contacto, compartir información o construirse una reputación.
  • ¿Para quien escribir? - «Si escribes una anotación en tu weblog pensando en que eso es lo que alguien que te lee quiere que escribas, no has entendido lo que es un weblog (...) Es muy común que un nuevo weblogger anuncie al «público» a los tres meses que «necesita un descanso», para volver a la semana siguiente diciendo que ya no escribirá para su «audiencia». ¿Qué audiencia? Si quieres un weblog interesante sólo debes escribir para una audiencia: tú mismo.»
  • ¿Cómo dar a conocer tu weblog? - Aparecer listado en los directorios como Yahoo o las listas de blogs no sirve de mucho: apenas llevarán visitas a tu blog. Está bien si Google o AltaVista indexan tus páginas porque tal vez alguien encuentre algo que citaste. También puedes participar en los 'anillos web' de blogs, listas de correo o trackers de actualizaciones de blogs. Pero es más importante poner la URL de tu blog en tu firma de correo, participar en comunidades y publicar mensajes inteligentes y con contenido, a partir de los cuales --a través de tu firma-- la gente investigará qué más has escrito... Naturalmente harán eso si les interesa lo que cuentas. Puedes enlazar a otros y esperar que te enlacen (si tus contenidos son interesantes), pero nunca pidas enlaces o aceptes intercambios de enlaces «porque sí». Como comentario sobre posibles tipos de contenidos, estas alturas de la película (año 2002), Rebecca considera que es especialmente pesado el cross-blogging o estar hablando y posteando sobre el «mundo de los blogs» (en vez de sobre otras cosas interesantes de cada uno), hablar de la «revolución de los weblogs», etc. ¡Esto puede ser hasta contraproducente!
  • Tu audiencia. - «Es mejor tener la audiencia que te interesa que una gran audiencia.» Te darás cuenta de ello por los mensajes de correo que recibas, sobre todo si son de apoyo sincero o con comentarios inteligentes. Tu blog será finalmente juzgado por lo que realmente es y contiene, por mucha publicidad que le hagas por ahí. Nunca pongas un contador y te pases el día mirándolo. Los contadores o el análisis de logs pueden ser interesantes para descubrir otros blogs de gente que te ha enlazado o comentado sobre lo que has publicado, porque seguramente sus intereses son parecidos a los tuyos, y te apetecerá enlazarlos también.
  • Cosas a evitar. No ataques a los demás. No respondas a los flameos (discusiones acaloradas, guerras santas). No pidas que te enlacen. No te quejes del poco tráfico que tienes. No censures comentarios.
  • Cosas a hacer. - Cita las fuentes y da crédito a los autores originales de lo que encuentres y comentes por ahí. Avisa si ciertos contenidos o enlaces pueden herir la sensidilidad de alguien. Contesta el correo privado (en la medida en que puedas). Y respeta las seis reglas de la ética de los weblogs:
    • 1. Publica sólo hechos que creas realmente que son ciertos
    • 2. Si existe material en línea, enlázalo
    • 3. Corrige cualquier desinformación que hayas podido publicar
    • 4. Nunca añadas, reescribas o borres un mensaje (la estructura de la WWW pierde consistencia, si lo haces, indícalo)
    • 5. Explica cualquier posible conflicto de interés que tengas que pueda ser relevante sobre lo que publicas
    • 6. Indica las fuentes «cuestionables» como lo que realmente son.
  • Cómo mantener un blog - Organízate un horario o plan sobre cuándo publicar. Intenta no publicar durante tus horas de trabajo [hay gente a la que han despedido por esto]. Recuerda que todo lo que publiques permanecerá en Internet para siempre (sea en tus páginas, en la caché de Google o en Archive.org) por tanto, no publiques nada que pueda «sacarte los colores» o de lo que te arrepientas en el futuro --borrarlo no será la solución, y muchas veces no podrás borrarlo. Procura mantener tu intimidad en un nivel que te resulte confortable. Protege la privacidad de los demás (especialmente de los niños). No publiques cuando estás enfadado.
Terminada la parte central del libro, medio didáctica, medio «filosófica», The Weblog Handbook se completa con una breve historia de los blogs, con detalles sobre la comunidad (de Estados Unidos, naturalmente) [¿Alguien se anima a hacer lo mismo sobre los blogs españoles, o los blogs en castellano? Actualización: HistoriaDeLosWeblogs.com], la evolución del software, el nacimiento de Blogger y otros sitemas de publicación personales, y algunos eventos relevantes como el cambio que está suponiendo para individuos y periodistas la existencia de los blogs como fuente de información alternativa. Como no podía ser menos, este libro publicado en junio de 2002 hace referencia a los acontecimientos del 11 de Septiembre de 2001 y lo que supuso para muchos bloggers especialmente implicados en la tragedia. Pregunta: ¿Hay algún libro con fecha 2002 de cualquier tema que no mencione en algún párrafo los acontencimientos del 11-S?

En definitiva: The Weblog Handbook es un volumen muy recomendable para todas aquellas personas que consideren que los blogs son algo divertido, interesante y que merece la pena -- tanto crear como mantener, como simplemente probar. Al leerlo cualquiera que mantenga un blog se dará cuenta de lo que ha hecho bien, lo que ha hecho mal, o incluso se planteará discutir si todo lo que opina y propone Rebecca es cierto, razonable o «cuestión de gustos». El propio Rebecca's Pocket de la autora, por ejemplo, no es a mi parecer lo más interesante del mundo, pero en general yo diría que su experiencia, lo que ha aprendido de la comunidad de webloggers y lo que vemos en los blogs de todo el mundo cada día está correctamente reflejado en su libro y le otorga credibilidad suficiente como para convertirlo en un libro de referencia sobre este curioso mundo de los weblogs.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

1 comentario

#1 — analia

Me pareció una página muy interesante para principiantes como yo que necesitan información.
No tengo ningún consejo para darles, porque los consejos, pienso, se dan desde la experiencia y la mía hasta el presente.
Muchas gracias


Analía