Por @Wicho — 6 de Noviembre de 2008

The time ships por Stephen Baxter2 estrellas: Aburrido y deslabazado The Time Ships Stephen Baxter. Eos, 27 de noviembre de 1995. 544 páginas. Inglés. ISBN: 0061056480. En español: Las naves del tiempo.

Ojo, esta reseña contiene spoilers sobre La máquina del tiempo de H. G. Wells, sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad.

La acción de esta novela arranca cuando el viajero del tiempo de la novela original de H. G. Wells decide volver al futuro con el propósito de rescatar a Weena de las manos de los morlocks.

Pero pronto descubrirá que su anterior viaje en el tiempo ha tenido consecuencias en el devenir de la historia que la han cambiado de formas que él no puede ni empezar a entender, con lo que su viaje será mucho más complicado de lo que él esperaba, llevándole de un extremo a otro del tiempo -y un poco más allá- aunque curiosamente apenas se desplazará en el espacio.

Se supone que esta es una secuela autorizada de la novela de Wells, pero bajo mi punto de vista el único interés de sus herederos en hacer tal cosa tiene que haber estado en la cantidad de dinero que previeran que podían embolsarse, ya que la calidad del esfuerzo de Baxter deja mucho que desear.

El autor pone mucho empeño en incorporar muchos de los conocimientos científicos que hemos ido adquiriendo desde que Wells escribiera su novela en la secuela, pero el problema es que le falta algo tan importante en una novela como una historia medianamente interesante y que enganche al lector.

En su lugar The Time Ships parece un catálogo de subgéneros de la Ciencia Ficción actual en el que van pasando cosas tras cosas aparentemente con la única intención de visitar el mayor número posible de estos como por ejemplo el viaje en el tiempo, por supuesto, la nanotecnología, la ingeniería espacial del tipo de Mundo Anillo, distopías, etc, pero como decía la historia no acaba de arrancar ni de cuajar, y de hecho la novela está dividida en tres libros porque imagino que ni el propio autor fue capaz de hilarla mejor.

Por si esto fuera poco, me ha parecido demasiado larga, con páginas y páginas en las que no pasa nada.

Además, el protagonista es directamente odioso y repelente por pesado, snob, y quejica... Uno no puede menos que preguntarse cómo un tipo así podría haber inventado una máquina del tiempo.

Definitivamente no recomendado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear