Por Nacho Palou — 13 de Marzo de 2013

Kindle-Fire-8.9-ES.jpg

Amazon ha anunciado hoy >la disponibilidad en España de la tableta Kindle Fire HD con pantalla de 8,9 pulgadas.

Este modelo viene para acompañar al ya comercializado Kindle Fire HD de 7 pulgadas, «su producto más vendido en todo el mundo», según Amazon.

En los últimos días he tenido ocasión de probar el Kindle Fire HD 8,9" y, aunque tiene algunas lagunas y limitaciones, me ha gustado.

Desatacaría la pantalla de alta definición (1920 x 1200 píxeles y 254 ppi) y el sistema de sonido Dolby con dos altavoces.

Pero del Kindle Fire HD 8,9" destacaría sobre todo que es un producto que funciona. Especialmente para aquellos que quieran disfrutar contenidos (aplicaciones, vídeos, fotografías, música o libros) en una tableta sin tener que complicarse la vida y además no tener que gastar demasiado dinero: el modelo con 16 GB de almacenamiento cuesta 269€; el modelo con 32 GB cuesta 299€

(En ambos casos hay que añadir 15 euros si se desea eliminar la publicidad que aparece cuando la pantalla está bloqueada).

Es el Kindle Fire HD «de toda la vida», pero en grande

Aunque la diferencia en el tamaño de pantalla con el modelo ya conocido es de apenas dos pulgadas, el aumento en el tamaño se nota.

El Kindle Fire HD 8,9" es notablemente más grande y ligeramente más fino (unos dos milímetros menos) que el modelo más pequeño, pero por lo demás mantiene la misma apariencia. Sin ser excesivamente refinado ni sofisticado su aspecto y su construcción son muy buenos, especialmente si se tiene en cuenta su precio.

Además es cómodo de coger y resulta mucho más ligero de lo que parece.

Exteriormente una de las pocas pegas que merecen mención es que no resulta rápido (ni evidente al principio) localizar el botón para desbloquear la tableta. Y luego en el día a día es bastante habitual confundirlo con el botón para ajustar el volumen, y viceversa. Nada grave, aunque sería fácil de resolver mejorando la ubicación, distancia o la forma de los botones.

Volviendo a lo importante, en general todo lo dicho sobre el Kindle Fire HD de 7 pulgadas es aplicable al modelo nuevo («nuevo» al menos en España), así que es un producto coherente y --aunque ahora los tablets tienden a menguar y los móviles a crecer-- tiene sentido.

A pesar de que el modelo más grande viene con un ligero aumento en la potencia y capacidad del procesador (que pasa a tener doble núcleo -- una mejora discreta) debido a la mayor exigencia gráfica, a efectos prácticos el resultado de funcionamiento es muy similar en ambas tallas: se puede utilizar con suficiente comodidad y es capaz, pero carece de la potencia que exhiben otros tablets más desarrollados, pero también algo más caros.

Algunos «peros»

Esta potencia justa hace que, por ejemplo, en la navegación por Internet, sobre todo en sitios web complejos, el desplazamiento y movimiento de páginas no sea excesivamente suave, aunque sirve para un uso común y normal. De hecho el navegador web es bastante simple, como también lo es la aplicación del correo electrónico.

También la precisión y velocidad de la pantalla táctil podría ser un poco mejor y, ya puestos, el teclado en horizontal podría ser más generoso en la altura de las teclas.

La reproducción de vídeos en resolución alta también puede poner en algún que otro aprieto al Kindle Fire HD, y se nota tanto en la fluidez del vídeo como a la hora de desplazarse por la película. Algo parecido sucede con los juegos más exigentes. Además, lo gráficos de éstos, al no estar optimizados para esta resolución, echan por tierra su resolución y nitidez.

Respecto al vídeo es una lástima que Amazon no venda aún películas online en España. Pero en el Kindle Fire HD se pueden volcar vídeos procedentes de otras fuentes. La recomendación habitual es descargar otro reproductor de vídeo adicional al que viene incluido. Por ejemplo, desde la Amazon Appstore se puede descargar gratis la aplicación VLC o CineXplayer (0,76€), que son más versátiles y son compatibles con muchos más formatos de vídeo.

Por cierto que el programa necesario para transferir ficheros al Kindle Fire HD (y a otros dispositivos Android) tiene un límite de 4 GB de tamaño máximo por archivo, lo que es un impedimento a la hora de copiar películas en calidad HD que ocupen más que eso.

Simplificada al máximo y centrada en los contenidos del usuario (y en los que puede querer comprar)

La tableta de Amazon utiliza una versión personalizada de Android 4 simplificada al máximo. Ahora que se tiende a poner una enorme cantidad de opciones en los ajustes, hasta lo excesivo y pasando por lo absurdo, se agradece acceder al menú de ajustes y no tener la sensación de entrar en el camarote de los hermanos Marx.

Bien por Amazon en este sentido --y bien también por entender qué es Android más allá de limitarse a utilizar lo mismo de siempre con algo de maquillaje.

El resultado es una interfaz clara y funcional, aunque adolece de algunos errores de usabilidad básicos -- caso de funciones esenciales que se ocultan solas y hay que saber que hay que tocar y dónde para que vuelvan a aparecer. O que las notificaciones desaparecen solas y muy rápidamente.

A pesar de su simplificación las funciones importantes de Android están ahí. Como la que permite instalar aplicaciones desde otras fuentes que no sean la tienda de aplicaciones de Amazon (aquí no existe Google Play) que aunque cuenta con una buena selección de aplicaciones no deja de ser más que eso, una selección. Esta opción permite, por ejemplo, instalar la aplicación de Dropbox descargándola --en versión para Android-- directamente desde la web.

Toda la interfaz está orientada al acceso y disfrute de los contenidos del usuario, tanto los que tiene almacenados en la tableta como aquellos que tiene archivados en Amazon y los que tal vez compre en el futuro: según los contenidos propios se reciben sugerencias de otros contenidos o productos disponibles a través de las distintas tiendas de Amazon --de música, libros o aplicaciones.

Al fin y al cabo el Kindle Fire es un vehículo a través del cual Amazon comercializa sus productos de contenidos. Es el principal motivo por el que vende sus lectores de libros electrónicos y tabletas a precios tan ajustados. Vender sus gadgets no es su negocio.

Totalmente integrado en Amazon

Como sucede con otros dispositivos de la familia Kindle, basta con registrar el Kindle Fire HD 8,9" con el usuario y la contraseña de Amazon para estar como en casa. Todos los libros electrónicos y la música están ahí. Como también lo están las recomendaciones y sugerencias de la tienda online o los documentos enviados a Kindle (dispositivos o aplicaciones multiplataforma) por correo electrónico.

La sincronización Whispersync se encarga de que todos los libros conserven sus marcadores, subrayados o notas; y que se abran por la última página de lectura, fuera cual fuera el dispositivo o la aplicación que se estaba utilizando cuando se interrumpió la lectura.

Por cierto que en este modelo la lectura de libros con la tableta en horizontal muestra los libros a dos páginas, como en los libros de verdad.

Una tableta para el entretenimiento

El Kindle Fire HD de 8,9 pulgadas es una buena opción como tableta para el entretenimiento. Pero quien busque en la tableta una herramienta de trabajo mejor debería mirar otras opciones.

Porque hay que saber qué y para qué es el Kindle Fire HD, que tampoco es para todos. Hay que tener en cuenta que su utilidad se basa (aunque no está condicionada) en el consumo de los productos y servicios digitales de Amazon, que en España todavía cojea un poco: el alquiler y venta de películas y series o programas no está disponible en España. El catálogo de libros electrónicos es amplio y suma 55.000 títulos en español, pero no están todos los que son. Y no da acceso al infinito catálogo de aplicaciones para Android que sí ofrece Google Play.

Aún así el Kindle Fire HD 8,9 hace lo que promete y lo hace bien. De modo que es una opción más que recomendada para aquellos a quien les encaje su personal y particular enfoque y planteamiento.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear