Por @Wicho — 30 de Noviembre de 2017

El pasado 27 de septiembre Los nativos digitales no existen sirvió como tema principal para inaugurar las Charlas #EnModoAvión, un ciclo de charlas sobre el impacto de la tecnología en la sociedad promovido por Cuatroochenta con la colaboración de la Universitat Jaume I.

Con Mariola Cubells a los mandos allí estuvimos Jordi Adell, Claudia Dans, Francesc Esteve, Jordi Martí, Susana Lluna y yo debatiendo sobre el tema, con una buena participación por parte del público además.

Puedes ver la charla en el vídeo de ahí arriba, aunque las conclusiones, para la versión TL:DR, son que:

  1. Los padres y madres se tienen que poner las pilas para poder acompañar en condiciones a sus hijos en su aprendizaje digital y olvidarse de que se forman solos porque -supuestamente- son «nativos digitales». Quedó claro, con múltiples argumentos y ejemplos, que no lo son y que necesitan apoyo en casa para «interpretar» esa nueva realidad para ser «usuarios críticos», conforme explicaron Susana Lluna y Jordi Adell. Y mejor el acompañamiento basado en la confianza que «control parental», conforme subrayó Claudia Dans.
  2. Los docentes necesitan pedagogía para abordar la introducción de la tecnología en las aulas. En esta línea, hablé de la tecnología como asignatura transversal, más allá del equipamiento de las aula, refiriéndose a la nueva asignatura optativa de Identidad Digital implantada en la ESO en Galicia.
  3. Móviles en las aulas, sí pero con objetivos claros. Al hilo del punto anterior, el profesor Francesc Esteve se apoyó en una investigación internacional para mostrarse partidario de aprovechar las posibilidades que ofrecen los smartphones para poner al día el aprendizaje en las aulas, incluso utilizando las redes sociales, aplicado a tareas concretas y con una adecuada formación del profesorado.
  4. «Internet no puede ser el Salvaje Oeste». Además de lo que pueden hacer las familias, colegios e institutos, Jordi Adell insistió mucho en que las administraciones han de regular mejor el derecho a la privacidad a nivel global, «para que no se imponga la agenda de las grandes compañías tecnológicas». Y puso un ejemplo muy ilustrativo referido al Big Data para defender el argumento: «Las redes sociales funcionan como las partidas de póker; si a los 5 minutos no sabes quién es el primo, el primo eres tú».
  5. La buena educación digital, basada en valores. Durante toda la charla se insistió mucho en que detrás del aprendizaje digital es muy importante que haya una sólida educación en valores, para evitar fenómenos como el bullying a través de redes sociales. Y es que conforme explicó una madre en el turno de preguntas, el móvil reproduce y amplifica comportamientos «maleducados» de toda la vida.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear