Por @Alvy — 6 de Julio de 2005

Una de mis paradojas favoritas, y de las más fáciles de entender:

El catálogo imposible - El catálogo imposible dicen algunos que sería el de la Biblioteca Invisible, la que está formado por libros que no se han escrito pero que han sido nombrados en otras obras, como los que cita Borges (...) Como sabes hay libros autorreferentes, es decir, que se mencionan así mismos. Por ejemplo, en el Quijote se habla del Quijote. Por tanto los libros no autorreferentes son todos los que no se citan a sí mismos. Practicamente todos los libros que se han escrito. Partimos de que el catálogo del que hablamos tiene que estar publicado para ser imposible, porque entonces para ser completo tendría que citarse a sí mismo, pero si lo hace rompería la norma de ser no autorreferente, y si no lo hace faltaría un libro (el del propio catálogo).
(Vía Véase además.)
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

8 comentarios

#1 — Aglie

Es como El péndulo de Foucault, y la Facultad de lo Imposible que crean los protagonistas: Gramática de la anomalía, urbanística nómada....

#2 — waterparties

Un día terminaréis poniendo una categoría de paradojas y el universo será más armónico.

Si lo que os frena es el miedo a desaparecer, dejadla vacía. Seguiría teniendo sentido.

#3 — el cobarde hablador

Para la discusión en general de este tipo de paradojas:

Russell's paradox

Como se vé en el artículo, sólo con una reformulación más restrictiva de la teoría de conjuntos, se puede dar cuenta de la paradoja.

#4 — Anonymous

Esto es la n-ésima variación sobre el tema "paradoja de Rusell"...

#5 — Russel

A mi dejadme en paz

#6 — Talibán Ortográfico

Autoreferente, es con doble RR.

#7 — Alvy

cierto, cierto. coRegido! ;-)))

#8 — Anonymous

Un conjunto no se contiene a si mismo