Por @Wicho — 21 de Agosto de 2006

Golem 100Golem100. 1 estrella: muy malo Alfred Bester, con ilustraciones de Jack Gaugham. Editorial Adiax, 1981. Español. ISBN: 8485963091 (descatalogado). Original en inglés Golem100.

En el Nueva York de 2175, conocido como la Patraña, un grupo de amigas se reúnen cada semana para pasar una tarde juntas. Un día, presas del tedio, deciden convocar al diablo, empresa en la que fracasan, pero sí consiguen convocar a un ser monstruoso salido de sus subconscientes que cometerá toda una serie de violaciones, actos brutales y asesinatos.

Además, como creen no tener éxito lo intentan en sucesivas ocasiones cambiando el ritual con el que convocan a Satán, con lo que cada vez se produce una nueva ola de crímenes.

Los únicos capaces de enfrentarse al monstruo son Adida Ind'dni, el jefe de policía de la Patraña, Blaise Shima, un creador de perfumes, y Gretchen Nunn, una investigadora privada dotada de poderes paranormales.

Cayendo en los tópicos de este género, van poco menos que dando palos de ciego en su persecución, convirtiéndose en ocasiones en víctimas del monstruo y en ocasiones en monstruos ellos mismos, hasta alcanzar un final bastante previsible y casi de rigor en este tipo de historias.

Eso sí, para disimular un poco el hecho de que la historia es tan poco original en el libro hay un montón de sexo, bastante violencia y muchas palabras y costumbres raras inventadas por el autor.

Tenía dudas de si calificar este libro como muy malo o sólo como malo, pero cuando llegué a la parte en la que la violenta contracción muscular de una vulva amputa un pene mientras sus respectivos dueños copulan decidí que ya era suficiente y que el libro era realmente muy malo.

En cualquier caso, voy a romper una lanza en favor del autor, ya que todo lo que había leído hasta ahora de Alfred Bester me había encantado, si bien es cierto que se trataba de novelas que pertenecen a su primera etapa como escritor, en la que ganó el primer Premio Hugo de la historia con El hombre demolido, mientras que Golem100 es de cuando en los 70 intentó volver a escribir ciencia ficción, empeño en el que por lo general se considera que fracasó… y de hecho él mismo decidió abandonar el género de nuevo a la vista de los resultados.

Así que si te apetece, dale una oportunidad a Las estrellas mi destino, El Hombre Demolido o Irrealidades virtuales (una colección de cuentos cortos). Están muy bien, y a años luz de Golem100.

Y para una historia basada en los monstruos del Id, sin duda El Planeta Prohibido.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear