Por @Alvy — 4 de Junio de 2017

Matematicas y ajedrez

Desde el CSIC nos enviaron muy amablemente un volumen de Matemáticas y ajedrez, un nuevo libro de de Razvan Gabriel Iagar, matemático que actualmente investiga en el Instituto de Ciencias Matemáticas de Madrid.

El libro, de 128 páginas, tiene un tono muy divulgativo y por su tamaño y estilo se devora rápidamente – a mi me duró una tarde. Incluye diagramas y tablas cuando es necesario, pero no es especialmente técnico ni por la parte ajedrecística ni por la informática o matemática: nada de fórmulas incomprensibles. Así que puede decirse que tiene lo mejor de ambos mundos.

Sin duda el libro también podría haberse titulado Ajedrez y ordenadores –aunque creo recordar que ya hay uno titulado prácticamente así, de Pachman– pues en su mayor parte está dedicado a explicar cómo el software de todas las épocas ha evolucionado hasta hoy, cuando es capaz de doblegar a los mejores jugadores humanos.

El volumen está dividido en cinco capítulos. Los dos primeros están dedicados al tradicional repaso histórico y de los primeros ordenadores. Luego entran en juego las técnicas y algoritmos de los programas actuales y el cuarto en consideraciones respecto al futuro del ajedrez y la eterna pregunta: ¿podrá resolverse algún día el ajedrez? (esto es: analizarlo completamente de modo que desde cualquier posición, incluida la inicial, se pueda trazar la mejor estrategia, ya sea ganadora o para las tablas). Las matemáticas dicen que las combinaciones son astronómicas, pero también que hay muchos atajos – aunque el autor concluye que el juego perfecto no es todavía definible en la actualidad.

A lo largo del libro se explican y repasan todo tipo de cuestiones sobre la teoría de juegos y los algoritmos aplicados al ajedrez: las estrategias minimax, las funciones de evaluación, las podas alfa-beta (y de otro tipo), las transposiciones o las tablas de finales, los problemas como el efecto horizonte… En fin, todo lo que se ha probado (y rechazo) respecto a cómo enseñar a los ordenadores a jugar al ordenador.

También hay un último capítulo dedicado a los matemáticos y ajedrecistas destacados respecto al análisis matemático del juego, unas consideraciones finales y una amplia bibliografía. Referencias todas ellas a cuál más interesante. Aparte de eso hay menciones en varios sitios a problemas matemáticos clásicos sobre el juego: el número de partidas posibles, el problema de las 8 damas, el recorrido del caballo, los mates posibles pero que quedan fuera de las reglas actuales, etcétera.

En resumen: un libro divulgativo y que cualquier aficionado al ajedrez por ordenador o a las matemáticas –y todo ello está muy relacionado– estará encantado de tener en su biblioteca.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear