Por Nacho Palou — 11 de Enero de 2010

Me regalaron el libro Misión: la Luna de Rod Pyle, publicado en español por la editorial Susaeta / Tikal que, aunque a priori es un libro más sobre la llegada del hombre a la Luna, contiene un ingrediente extra que lo hace especialmente atractivo: incluye reproducciones facsímiles de documentos relacionados con la misión.

Entre los documentos incluidos, encartados en sobres de papel con aspecto y estética de la época y que reproducen cómo eran esos documentos cuando se hicieron las copias facsímiles –con sus notas a mano, tachones, correcciones, arrugas,...– hay desde la descripción inicial de la misión Apolo –acompañado de una boceto a mano de cómo sería el proceso completo, desde el despegue en el Saturno V hasta el amaraje– a telegramas o mensajes que informaban en aquellos días sobre la evolución de la misión; también hay varias páginas del cuaderno de bitácora del director de vuelo, kit de prensa del Apolo –similar a éste de la misión Germini 5, de 1965, seguros de vida, memorándums y otros documentos.

facsimil-mision-luna.jpg

Como curiosidad, hay una reproducción en miniatura de la declaración de aduanas que tuvieron que rellenar los tres astronautas que llegaron a la luna (Armstrong, Collins y Aldrin) al pasar por Hawái en su regreso a los EE UU, (“las normas son las normas”) donde se puede leer que declararon llevar “muestras de rocas y de polvo lunar”, todo libre de impuestos.

Evidentemente, al ser reproducciones de originales, los documentos adjuntos están en inglés; en cada sección hay un pequeño resumen de qué es cada documento, pero no hay una traducción completa –excepto del facsímile del diario Pravda, cuyo original está en ruso.

Aunque el libro probablemente no revele nada nuevo para aquellos que hayan seguido más o menos de cerca la misión Apolo que llevó al hombre a la luna hace ahora cuarenta años, sí que de algún modo te traslada aún más a aquella aventura gracias a los documentos adjuntos, que permiten palpar y percibir más de cerca no sólo lo que pasó, sino cómo pasó en palabras y textos –incluso de puño y letra– dejados por quienes, en mayor o menor medida, participaron en la mayor aventura emprendida por el hombre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear