Por @Wicho — 17 de Octubre de 2004

Sucedió en España - Historia de una década 1970-1980 (Tomo I). Carlos Salazar González. Cockpit Studio.

Dada su temática, accidentes e incidentes de la aviación civil española y en España entre enero de 1970 y noviembre de 1974, este es un libro únicamente para los muy aficionados al mundo de la aviación...

Y además no le ayuda nada el hecho de que está bastante mal maquetado: el tipo de letra no es precisamente fácil de leer, las fotos se ven bastante mal y en algunos lugares el texto es gris en lugar de negro; de hecho tiene toda la pinta de haber sido editado por un grupo de amigos.

Pero lo peor es que a pesar de que el autor trabajó durante mucho tiempo como redactor en Avion Revue y tiene varios otros trabajos publicados, este libro necesita desesperadamente una revisión de estilo y una corrección de errores.

Por ejemplo, en la página 126, en el relato de cómo un peón maletero alemán quedó encerrado en la bodega de un DC-9, se puede leer:

El Comandante, procedió al aeropuerto más cercano, que en ese momento era Burdeos, dónde el alemán, con fuerte dolor de oídos.
Con fuerte dolor de oídos, ¿qué?

¿Se puso a dar saltos de alegría? ¿Pidió una aspirina? ¿Preguntó dónde estaba el baño más cercano?

O en la página 220, hablando del Caravelle que se estrelló en La Coruña el 13 de agosto de 1973:

La caída en invertido del Caravelle, quedó comprobado por la posición de todas las piezas en el lugar del siniestro, principalmente, hizo suponer esto, el hecho de que el plano derecho quedó empotrado tal y como cayó, sin ningún arrastramiento y en posición invertida.
¿Alguien puede entender esta frase sin leerla varias veces? ¿Y la concordancia entre caída y comprobado?

Y así una vez tras otra; es rara la página en la que la gramática española no resulta duramente torturada y con ello las meninges del que lee que ha de esforzarse para ver qué quería decir el autor.

De todos modos, el tomo resulta un estremecedor vistazo a la época en la que el sistema aeronáutico español pasaba de los aviones de hélice a los reactores y todos los problemas de seguridad que ello acarreó; seguro que acabo comprando el segundo tomo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear