Por @Alvy — 12 de Diciembre de 2013

Cabecera-Yofuiegb

TL;DR: Sin duda uno de los mejores libros del momento; deja lo que estés haciendo y corre a comprarlo.

5 estrellas: genial; obligatorio si tienes más de 30 Basado en el blog y especialmente la página de Facebook del mismo nombre, Jorge Díaz y Javier Ikaz publicaron hace relativamente poco Yo Fui a EGB [Plaza & Janés], un libro que se ha convertido en un auténtico fenómeno de masas llegando a los tops de ventas, con animadas presentaciones en numerosas ciudades y habiéndose ganado a una comunidad de fans sencillamente impresionante: casi 700.000 seguidores en Facebook.

Yo también fui a EGB, y por eso el libro me tocó la fibra sensible. De hecho para cualquiera que tenga de ~30 años para arriba será toda una experiencia: encontrará en él textos tan simpáticos como entrañables, fotos para el recuerdo y toda una suerte de memorabilia de la época de los años 70 y 80. Es todo un reflejo de lo que suponía ser un niño de aquella época: los juguetes, los primeros gadgets, los (pocos) programas de televisión… Con personajes de dibujos animados como Mazinger-Z, los lagartos de V o E.T., juguetes como el Cubo de Rubik o aquellos primeros relojes digitales Casio. Lo que hoy venimos a calificar de mítico, vamos.

Las meriendas: servidas sobre aquellos platos Duralex marrones, capaces de sobrevivir a un ataque nuclear (como las cucarachas).

Los diferentes capítulos temáticos (el colegio, la moda, los programas de la televisión) están llenos de descripciones con nombres propios y marcas ya olvidadas, que quizá hace 25 o 30 años no hayas oído; tópicos de la época y términos desempolvados de hace 30 o 40 años… Es todo eso precisamente lo que tiene la capacidad de hacerte tilín en algún lugar del cerebro donde se guardan los recuerdos profundos para darle un grado de «familiaridad» asombrosamente espeluznante y gozoso a la vez. Leer sobre las primeras videoconsolas japonesas, el ZX Spectrum y sus juegos o las partidas de Tetris puede hacer soltar la lagrimilla a cualquiera.

La mayor revolución del mundo de las chuches: la llegada de los Peta Zetas, unas pequeñas partículas de caramelo que explotaban en tu lengua al contactar con la saliva (…) La golosina del futuro ya estaba aquí. Un montón de años después nos damos cuenta de lo poco que se ha innovado en este terreno.

Pero no es solo la recopilación de material lo que cuenta: la edición de Yo fui a EGB es notable y está más que cuidada; realizada con todo el cariño del mundo por sus creadores es de ese tipo de cosas que se notan. Las 256 páginas a todo color están repletas de fotografías e imágenes, de excelente calidad además, que ilustran aquellos años con una claridad pasmosa. Muchas son de los autores, otras de los fans y seguidores y otras de las propias empresas y marcas que han colaborado.

Mi ejemplo favorito del «fenómeno Yo fui a EGB»: la foto del colegio en la que todos los lectores «se ven» convencidos de que es su propia clase – lo cual incluye reconocer a muchos de los niños que allí aparecen, para mayor asombro y confusión cerebral… Échale un buen vistazo:

Niños de un colegio, años 70 / YoFuiaEGB.com

El libro está magníficamente presentado en tapa dura, a un precio razonable y es una gran opción como regalo para amigos y familiares «de la época»; es definitivamente uno de esos libros que merecen la pena guardar y disfrutar en papel, algo que para otro tipo de obras es cada vez menos habitual. Estoy convencido de que tras su éxito los autores no tendrán problemas en crear toda una saga temática «época EGB» porque desde luego hay material y –como ha quedado demostrado– lectores y aficionados suficientes para que triunfe por todo lo alto. ¡Quiero la versión tecnológica ya!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear