Por @Wicho — 16 de Febrero de 2008

The boy in the striped pyjamas por John Boyne2 estrellas: Previsible y prescindible The boy in the striped pyjamas. John Boyne - The John Boyne Official Website. Black Swan; New Ed edition (1 Feb 2007). ISBN: 0552773808. 224 páginas. Inglés. En español: El niño con el pijama de rayas.

(Nota: He utilizado a propósito la imagen de la cubierta de la edición en tapa dura de este libro para no destripar nada acerca de su argumento a primera vista. Si haces clic en el enlace a la edición en inglés llegarás a la página de la edición en tapa blanda, cuya portada sí da pistas acerca del argumento del libro.)

El primer ejemplar de este libro que tuve en mis manos fue la edición en tapa dura en inglés en la que los editores intentaban mantener la intriga acerca de su contenido no contando prácticamente nada acerca de este, práctica que se ha mantenido en la edición en español, así que me limitaré a reproducir ese texto para los que no quieran spoilers:

Estimado lector, estimada lectora:

Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata.

No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad.

Aviso, a partir de aquí, aunque no voy a contar el final del libro, voy a dar detalles de su trama, así que sigue leyendo esta reseña bajo tu propia responsabilidad.

Pero en la edición en tapa blanda en inglés, que es la que acabé leyendo, la ilustración de la cubierta y el texto de la contraportada desvelan ya un montón de cosas acerca de la historia que de otro modo quizás tardarías un par de capítulos o tres en ir hilvanando:

Bruno tiene nueve años y no sabe nada de la solución final y el Holocausto. No es consciente de las espantosas crueldades que su país está infligiendo a la gente de Europa. Todo lo que sabe es que se ha tenido que mudar de una cómoda casa en Berlín a una casa en un área desolada donde no hay nada que nacer ni nadie con quien jugar. Hasta que conoce a Shmuel, un niño que vive una extraña existencia paralela al otro lado de una valla de alambre y que, como las otras personas que hay allí, lleva como uniforme un pijama a rayas.

La amistad de Bruno con Shmuel lo llevará de la inocencia a la revelación. Y mientras explora aquello de lo que inadvertidamente forma parte, se verá inevitablemente incluido en el proceso.

Así que cuando empecé a leerlo creía tener una idea bastante aproximada acerca de lo que contaba el libro... y al final resultó que así era.

Eso hizo que no me involucrara demasiado con los personajes, con lo que me daba un poco igual lo que les pudiera ocurrir, pero es que además los dos protagonistas principales del libro son absolutamente inverosímiles, así como las circunstancias en las que se conocen y mantienen un contacto casi diario, y no me sirve de disculpa que en las ediciones más recientes del libro se describa la historia como una fábula.

¿Cómo es posible que el hijo de un alto funcionario del régimen nazi no sepa quienes son los judíos ni que su país está en guerra en 1942? ¿Cómo es posible que no sepa pronunciar correctamente el título del Führer? ¿Cómo es posible que un niño judío internado en Auschwitz no sepa lo que está ocurriendo allí? De hecho, un niño de esa edad, igual que los enfermos y ancianos, habría sido casi con toda seguridad enviado a la cámara de gas nada más llegar. ¿Cómo es posible creer que Bruno y Schmuel puedan pasar horas cada día al lado de la alambrada del campo sin que nadie los vea y que esta esté lo suficientemente floja como para poder pasar por debajo, por no hablar de que en el MundoReal™ estaban electrificadas?

En fin, que para mi resultó ser un libro perfectamente prescindible por muy duro que sea el tema del que trata, o precisamente por culpa de eso, ya que no me pareció un tratamiento nada correcto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear