Por @Wicho — 22 de Enero de 2005

El Aleph. Jorge Luis Borges. Biblioteca de autor Jorge Luis Borges, Alianza Editorial 2003.

Otro volumen de relatos de Borges en los que raramente las cosas son lo que parecen a primera vista y en los que a menudo él mismo se incluye, habitualmente de narrador; mis favoritos de este volumen son "El inmortal" y "El Aleph".

El problema que le veo a Borges, aunque me gusta lo que he leído de él hasta el momento, es que al acabar prácticamente cada uno de sus relatos me quedo con la impresión de que hay todo un subtexto de alusiones y referencias más o menos veladas que se me escapa y que de pillarlas me harían disfrutar aún más de su lectura.

Supongo que tendré que buscar un "Borges para Dummies" algún día ;-)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear

12 comentarios

#1 — Inmortal

No te equivocas, Borges defendia el arte reservado para pocos, o "elitista", lo que no impide disfrutar de su obra a legos como nosotros.

En sus obras se expresan ideas muy diversas. Por ejemplo "La escritura del dios" está inspirada en la Kabala hebrea, alguna vez leí la explicación y me dí cuenta cuanto se me escapaba en la lectura.

Tambien te cuento que en Argentina se vende un "Borges para principiantes", de autores argentinos a modo de historieta. Es entretenido, pero leí otros mejores (soy bastante dummie) ;P

#2 — [cOrchO]

Desde muy joven --aunque no tengo demasiados años ^_^-- me encontó Borges. Durante un tiempo fue mi escritor favorito, y aunque sigue siendo uno de los que más me gustan (descubrí a Cortázar :-) tenía la misma sensación que describes Wicho. Había siempre un mar de datos, referecias y comparaciones que no podía entender todas --solía buscar por información sobre algunas cosas que no entendía-- y aun así me encantaba. Por lo que pensaba que de entenderlo completamente, de leerlo de la misma forma como quiso escribirlo el propio Borges seria algo alucinante.

Mis favoritos: "La Biblioteca de Babilonia", "El Aleph" y "Ruinas Circulares". Ese maravilloso "Libro de Arena"... :-)

#3 — Automatic Jack

Borges es Dios, y yo tambien me siento asi, ningun otro escritor me habia obligado a coger el diccionario para poder leerlo sin saltarme una frase antes de entenderla del todo.

Mis favoritos: El Aleph, La Biblioteca de Babel, La Loteria en Babilonia y El Inmortal.

#4 — Elías

Coincidimos, curiosamente -o no tanto- en nuestros relatos favoritos. La Historia universal de la infamia también está plagada de buenos cuentos.

¿Compraste el DVD de "A fondo"? Vienen dos entrevistas muy interesantes, y en ellas descubres a un Borges bastante insólito: modesto, risueño...

Como el amigo [cOrchO] yo también descubrí a Borges muy joven, a través de mi padre. He crecido y leído mucho, y he añadido muchos autores a mis gustos, y otros han caído. Pero Borges siempre seguirá en un buen lugar. Seguro.

Un saludo.

#5 — Dem

Mi favorito de Borges y de cualquier otro autor de cuentos o historias cortas es La casa de Asterión (en El aleph o en Ficciones, no recuerdo).

Por más que lo leo no dejo de emocionarme con el tierno (sic) y solitario Asterión.

#6 — marcolo

No hay nada que decir de Borges, a parte que es uno de los mas grandes de la lteratura mundial. Que pena que nunca se le concediera el nobel, claramente debido a su "simpatia" con el dictador Augusto Pinochet. Quizas debieramos separar el arte de la politica. Da que pensar

#7 — bolo

Como un buen lector de Borges, incluso me atrevo a decir, un amante de sus obras, tengo que darte la razón, a veces nos oculta, pero a la vez nos muestra palabras, frases, párrafos incompletos que debemos observar con cuidado para ver su contenido total, aunque creo que eso nunca sucederá.

Un saludo y felicidades por este post

#8 — duka

Coincido con Dem, mi historia favorita de todos los tiempos es "La casa de Asterión", que me parece absolutamente magistral.

#9 — Angor

Pues lei el Aleph y que quereis que os diga, una de cal y otra de arena.

Si bien las historias eran en general interesantes, el ofuscado de las mismas a base de trufarlas de referencias solo aptas para eruditos, como el propio Borges, me parece mas una muestra de ombliguismo que de nivel cultural, una especie de "tour de force" para mostrar cuanto sabe el escritor (especialmente a sus iguales y de paso al lector ocasional).

Si yo, por ejemplo cuento la mista historia salpicada de referencias tecnicas, solo otros ingenieros sabrian descifrarlas. Si ademas lo hago con referencias extremadamente particulares a mi area de trabajo o peor, a mi actividad en concreto en mi empresa, ya reduzco sobremanera el campo de lectores capaces de llevar a cabo esa gesta. Ahora bien, si las referecias son eruditas, eres Borges, si no, nadie se va a molestar en leerlo y eres un mortal mas.

Da que pensar como la sociedad valora las cosas: si la referencia es "culta", recibe una connotacion positiva y eres un erudito digno de admiracion, especialmente si se trata de lejanos clasicos greco-latinos o de culturas lejanas o exoticas (lease no pertenecientes a la corriente greco-romana en la que se basa la cultura occidental). Si la referencia viene de otras areas (por poner un ejemplo, "ordenadores" o "la vida sexual del caracol de huerto") se te considera un bicho raro, un geek, y claramente la connotacion es negativa.

En fin y volviendo al tema, si el merito de sus historias (por otra parte inspiradas o adaptadas de otras, como el mismo reconoce en al final del libro) es el contenido, todas esas referencias resultan mas bien innecesarias y no hacen mas que desquiciar al lector francamente interesado. Sin embargo, si el merito esta en entrelazar todos esos elementos de informacion con la historia (que es casi lo de menos aqui), a modo de puzzle o desafio al lector para que investigue mas alla, para que descifre cada minuscula referencia de ese "mundo-segun-Borges", no puedo mas que felicitarle pues ciertamente consigue su objetivo

#10 — Elías

Angor: Borges es lo suficientemente grande como para no necesitar ser pedante para parecerlo.

Yo creo que el enorme tejido literario del que se sirve en casi todas sus creaciones tiene que ver con la importancia que daba a la ficción. Para Borges el mundo literario creado por los escritores es un mundo tan válido como el que percibimos por los sentidos. Por eso no solamente se introduce a sí mismo en muchos cuentos, sino que incluso a veces enfrenta al Borges real (si es que existió realmente) con un Borges de ficción, o un Borges histórico, joven, de hace años.

Otra cosa es que por mucho que haya uno leído, siempre ha leído menos que Borges, y eso hace que perdamos algunos de los significados que nos lanza. Es una pena, no hay duda, pero qué se le va a hacer. ¡Pues a leer!

Un saludo.

#11 — Ale

Borges, como todos los buenos escritores (y los grandes, aún más), suele dejar en cada frase una intención adicional. A veces el texto entero te lleva por otros lados, ya que los relees. Ese es mi consejo: relee.

#12 — claudia

Me parece que a la hora de escribir sobre Borges, es importante saber que escribimos con él y con todo lo que ha leído-escrito que hace de él un eterno complejo textual para aquel que desea desentrañar su universo candente de significados. Sin embargo, creo que no se llega a conocer el Borges verdadero y el Borges ficticio dónde comienza uno y dónde se desvanece el otro???....Para develar estas cuestiones entre tantas que presenta su mundo creo que el abismo Borgiano nos sumerge en las mayores realidades literarias reflexionando sobre la propia raza humana...para entender su escritura se debería reflexionar sobre la propia existencia del ser...podemos acaso comprendernos como seres existenciales????