Por Nacho Palou — 25 de Noviembre de 2009

nokia-booklet-3g-i.jpg

El Nokia Booklet 3G, que la finlandesa califica como miniportátil, se sitúa en cuanto a tamaño y prestaciones por encima de los netbooks y por debajo de los portátiles; sin embargo, se podría decir que es el auténtico netbook, ya que realmente está diseñado para proporcionar acceso a Internet en cualquier momento y en cualquier lugar gracias al módem 3G integrado. Algo que los denominados netbook no son capaces de ofrecer por sí solos.

Externamente, el Booklet tiene muy buen aspecto. El cuerpo mide 2 cm de grosor y es ligeramente más pequeño que una hoja DIN A4. Está fabricado con aluminio de aviación (según Nokia) y plástico de calidad en la parte superior, que puede elegirse en tres colores. Pesa 1,25 Kg y dispone de una pantalla de 10,1 pulgadas y resolución de 1280 x 720 –HD Ready– que se ve bastante bien y que integra micrófono y una pequeña webcam de 1,3 megapíxeles.

Entre ambos laterales se reparten tres puertos USB (2.0), un conector HDMI, salida estándar de auriculares, toma eléctrica y botón de encendido. Además tiene un compartimento cubierto por una tapa de plástico que alberga el lector de tarjetas SD y la entrada para la tarjeta SIM para la conexión 3G. También a cada lado hay un pequeño altavoz de calidad más que suficiente.

El teclado es bastante cómodo y agradable de utilizar. Dispone de conexión WiFi (802.11b/g/n), Bluetooth y módem 3G compatible con HSPA y HUSPA (hasta 7,2 Mbps) –pero parece que no con las recientemente implementadas conexiones HSPA+ de hasta 21 Mbps. El receptor GPS integrado funciona con la aplicación Nokia Maps.

nokia-booklet-3g-ii.jpg

El funcionamiento de la conexión 3G no podría ser más simple y limpia, casi instantánea: se inserta la tarjeta SIM (el ordenador puede estar encendido), se teclea el PIN cuando lo pida y a partir de ahí un pequeño icono en la barra de tareas –similar al indicador de cobertura de los móviles– informará del estado de la conexión. Mientras haya cobertura 3G (o inferior) habrá conexión a Internet y conexión GSM para enviar y recibir SMS –pero no para llamadas de voz.

Uno de los aspectos en los que destaca del Booklet es –además de por llevar integrado el módem 3G– la duración de la batería, que en teoría debería llegar a las 12 horas, todo un logro. Yo lo probé a ratos durante varios días y ni saqué el cargador de la caja a pesar de que no venía cargado del todo. De modo que esa cifra podría ser bastante real.

Sin embargo, esa autonomía se consigue a costa de las prestaciones, que no son para tirar cohetes. El Booklet tiene 1 GB de memoria y lleva un procesador Atom a 1,6 GHz que, aunque cumple, en ocasiones se queda corto. Pero al menos hace innecesaria la instalación de un ventilador, evitando el ruido y el consumo de batería que supondría.

El sistema operativo utilizado es Windows 7. Dicho esto ya puedes anticipar lo que viene a continuación: la combinación que forman el sistema operativo (Windows), el procesador (1,6 Ghz), la memoria RAM (1 GB) y el disco duro (120 GB a 4.200 rpm) no es para exigir prestaciones espectaculares. Y el Booklet lo sabe, así que no las da.

El de Nokia se encuentra cómodo en tareas de ofimática (procesador de textos, alguna hoja de cálculo...) y navegación por Internet, que al fin y al cabo es para lo que probablemente lo vayan a utilizar en mayor medida gran parte de sus compradores.

De modo que a pesar de sus discretas prestaciones el pequeño Nokia tiene su atractivo en su idem, además de en su tamaño, ligereza y carácter práctico. Y el hecho de que sea de Nokia establece cierta diferencia a favor respecto a otros competidores.

Por tanto, si no tienes problemas en utilizar Windows y quieres disponer de un miniportátil realmente ligero pero con mejor apariencia y calidad y mayores prestaciones que un netbook común, el Booklet es probablemente la mejor opción. Pero eso sí, cuesta unos 700 euros, de modo que realmente hay que valorar lo que ofrece, porque de otro modo por ese precio te puedes comprar un buen portátil. Incluyendo casi un MacBook.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear