Por @Wicho — 9 de Agosto de 2016

Aunque nunca fue un producto comercial Xerox fabricó unas 2000 unidades del Alto que se destinaron sobre todo para el uso interno de la empresa, aunque también se repartieron unos 500 a diversas universidades.

Pero lo que hace importante al Xerox Alto dentro de la historia de la informática es que fue el primer ordenador diseñado desde el principio para funcionar con un sistema operativo basado en un interfaz gráfico. De hecho cuando Steve Jobs lo vio en funcionamiento tuvo la epifanía de que así tenían que funcionar los ordenadores personas y decidió que tanto el Lisa como el Macintosh tenían que funcionar de forma similar.

El Alto también fue precursor en el uso de editores de texto WYSIWYG, ethernet e impresoras láser, y de compartir recursos en red; incluso era capaz de arrancar desde la red.

Recientemente Alan Kay donó un Alto a Y Combinator, y aunque no funciona un grupo de geeks están intentando devolverlo a la vida, lo que van documentando en una serie de anotaciones en el blog de Ken Shirriff, uno de los miembros del equipo:

También hay una descripción de BCPL, el lenguaje de programación del Alto, que daría lugar al C, en "Hello world" in the BCPL language on the Xerox Alto simulator.

Aparte de en el blog Ken va también contando cosillas del proyecto en su Twitter.

Un vistazo detallado y muy interesante a una pieza fundamental de la historia de la informática; sorprenden cosas como su CPU formada por tres placas repletas de circuitos integrados –en 1972 aún faltaban años para que empezaran a fabricarse CPUs en un solo chip– o la cantidad de cosas que hay implementadas en microcódigo, pues por aquel entonces el hardware para implementarlas aún salía muy caro.

(Vía Pepe Cervera).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear