Por @Alvy — 10 de Abril de 2015

Este «ordenador», llamado M^3 (Michigan Micro Mote) dicen que es del tamaño de un grano de arroz; más exactamente mide 2 mm de largo por 1 mm de ancho y 0,4 mm de alto. Desde luego no es un ordenador como los convencionales debido a su tamaño, pero técnicamente sí que lo es en cuanto a sus componentes: acepta dispositivos de entrada y salida, realiza cálculos y puede comunicarse. Llevan trabajando en él cerca de diez años.

Además de su pequeño tamaño consume tan solo 1 nanowatio de potencia, que es varios órdenes de magnitud menos que los ordenadores, tabletas y smartphones convencionales. Esto hace que apenas haga falta energía para alimentarlo, que puede conseguirse con una pequeña batería o una célula fotoeléctrica.

Entre las aplicaciones que se proponen para esta micro-mota capaz de computar están las de tipo médico (introduciéndolo directamente dentro del cuerpo humano) o la extracción de petróleo (descendiendo como sensor para comunicar datos sobre el estado de los pozos), además de las de sensor medioambiental inteligente. También puede servir para realizar el seguimiento de personas u objetos valiosos, que era una de las ideas para las que fue inicialmente concebido.

Una de las curiosidades es que la forma de enviarle los datos para programarlo es mediante luz: utilizando una luz estroboscópica con pulsos de alta frecuencia se consigue que la micro-mota convierta esos datos en el software que necesita.

(Vía Geeks are sexy.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear