Logo Lainformacion.com
< ¿El cable USB definitivo?
Lapka: sensores de lujo para iPhone >

Setun, el peculiar ordenador ruso de lógica ternaria

Primer prototipo del Setun
Primera unidad del Setun

A finales de los años 60 el gobierno de la Unión Soviética tomó la decisión de que todos los desarrollos en el campo de la informática debían centrarse en copiar el IBM 360 para así poder asegurarse la disponibilidad de software y accesorios, lo que en opinión de algunos de los que trabajaban en ese campo supuso el fin de la innovación en ese campo en la URSS.

Pero hasta entonces allí se había venido trabajando intensamente en el campo de la informática, a veces basándose en trabajos realizados en occidente y a menudo llegando a soluciones similares trabajando independientemente, y si hay un ordenador que represente la inventiva de los informáticos rusos este es sin duda alguna el Setun, un ordenador que no tuvo equivalente en la informática occidental.

Propuesto por Nikolay Brusentsov en Universidad Estatal de Moscú en 1956, estaba basado en la idea de que los núcleos de ferrita se adaptaban mejor al uso de una lógica ternaria en el ordenador que el de una lógica binaria, que desaprovechaba uno de los estados posible de estos núcleos.

Tras un rápido desarrollo el primer Setun entró en funcionamiento en 1958, aunque hasta 1960 no entró en producción.

A partir de entonces demostró ser muy fiable, y llegaron a fabricarse unas 50 unidades antes de que las autoridades decidieran que ya estaba bien de esas «chorradas de universitarios» y cancelaran la producción, aún a pesar de que aún quedaban muchos pedidos sin servir.

El Setun fue sustituido por un ordenador basado en la tradicional lógica binaria que si bien tenía las mismas prestaciones costaba aproximadamente dos veces y medio lo que este.

Setun 70
Setun 70

A pesar de eso llegó a fabricarse un nuevo modelo, el Setun 70, y aunque ambos eran tan rápidos y baratos o más que otros desarrollos coetáneos lo cierto es que estaban basados en una tecnología caduca, ya que los transistores y después los circuitos integrados hicieron insignificante la ganancia que suponía usar la lógica ternaria, y sobre todo eran más fiables, con lo que al final resultó ser una vía de desarrollo sin futuro.