Por Nacho Palou — 1 de Septiembre de 2015

El vídeo Autonomous Drifting using Machine Learning del MIT Aerospace Controls Lab muestra la progresión del aprendizaje automático de un ordenador aplicado al control de un coche teledirigido que patina sobre el suelo.

A partir de ahí y gracias al aprendizaje automático el ordenador aprende a conducir el coche de forma controlada a pesar de que las ruedas han sido modificadas para provocar que el coche patine sobre el suelo y a pesar de que el ordenador sólo cuenta inicialmente con instrucciones básicas para el manejo del vehículo, el control tradicional —sin considerar la modificaciones que provocan su tendencia a derrapar.

A lo largo del vídeo se puede ver cómo poco a poco el ordenador se va haciendo con el control del coche; una vez que ha aprendido a derrapar de forma controlada el ordenador adapta lo aprendido para mantener el control incluso cuando se reduce aún más la adherencia del coche añadiendo sal en el suelo.

Finalmente el ordenador es capaz de hacer derrapar el coche alrededor de otro vehículo que permanece parado y que posteriormente comienza a moverse también — de tal modo que el ordenador debe modificar el derrapaje para seguir derrapando alrededor de él mientras avanza, sin chocar.

Si ves el vídeo más allá de los créditos el final no es demasiado glamouroso, pero resulta tan entrañable como ver a un bebé caer de bruces contra el suelo tras sus primeros pasos.

Bonus: Derrapando con un coche eléctrico Tesla S.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear