Por @Alvy — 16 de Diciembre de 2014

Store-Canvio-Desktop-Drives

Hace un tiempo Toshiba nos envió una de sus nuevas unidades de disco duro externo de alta capacidad, un Canvio Desktop en su versión de 4 terabytes (las hay de 4 y 5 TB, en dos colores). Ha estado conviviendo con varios Mac en este tiempo con buenos resultados, cumpliendo su función y ahorrando tiempo: y es que generalmente más capacidad y una conexión rápida pueden marcar toda una diferencia.

Y es que una de las leyes experimentales de la informática dice que nunca se tiene suficiente memoria, ni puertos USB ni capacidad de almacenamiento que no se pueda llenar. Y en los últimos tiempos más vale contar con unos cuantos terabytes si se quiere aprovechar el equipo. Entre las labores más importantes de este tipo de unidades: servir como archivo de las copias de seguridad y almacenar decenas de miles de fotografía y horas y horas de grabaciones en vídeo además de todas las versiones de edición.

Hasta ahora personalmente había venido usando algunas unidades de 2 TB de distintas marcas y precios; que ya exista una de 4 TB de primera marca más barata (149€) de lo que pagábamos por un disco de 300 GB hace pocos años no deja de ser impresionante. Lo que hice en mi equipo fue crear tres particiones en la unidad de modo que resultara más flexible de cara a usar una zona para los backups, otra para almacenar vídeos y otra como zona en blanco de trabajo y para traslado de ficheros.

USB 3.0 en el Stor.E CanvioLo peor de las unidades de gran capacidad no es que acabes llenándolas: es el tiempo que pierdes moviendo ficheros. Por suerte el Canvio tiene una velocidad de 7200 rpm, un buffer de 32 MB y se conecta mediante USB 3.0. Todo esto unido a que los controladores de los discos más podernos suelen ser también mejores hacen que alcance una velocidad notablemente superior respecto a una unidad 2.0 de hace dos o tres años. No diré que alcanza la velocidad teórica de «10 veces más rápido que el USB 2.0» del manual, pero según el tipo de copia, tamaño y número de ficheros y ocupación de la CPU se puede alcanzar entre 2 y 5 veces sin problemas. Y eso a la larga es mucho tiempo ahorrado.

Lo que menos me gustó –pero que en cierto modo es inevitable– fue que al ser un disco duro externo tradicional me resultó algo ruidoso – en comparación con los SSD más modernos o las unidades portátiles. Pero es el precio de tanta capacidad y de poder comprar terabytes «al peso» a cerca de 35-40 euros.

Algunos expertos prefieren unidades más pequeñas pues en caso de fallo se pierden menos datos y son más baratas de reemplazar. Pero lo cierto es que lo que hace años era normal como disco principal de 250 GB pasó a 500 GB y 1 TB o incluso más en los equipos actuales. De modo que los 4 o 5 TB externos del Canvio tampoco son una exageración, sino más bien un pasito más a los tiempos modernos.

G2 Store-Wireless-Adapter

Como complemento Toshiba también nos prestó un adaptador inalámbrico Stor.E Wireless Adapter cuya función es compartir vía wifi (802.11b/g/n) los contenidos de cualquier disco duro conectado con hasta ocho dispositivos inalámbricos: teléfonos inteligentes, tabletas u ordenadores. Puede servir desde para compartir películas o música en casa entre varios aparatos como para llevar de viaje e ir vaciando en un disco externo las fotos o vídeos de la cámara.

Aunque instalarlo no es precisamente fácil, este adaptador puede funcionar con Mac o Windows, además de con dispositivos iOS y Android. No creo que sea un producto para principiantes, pero como pequeño complemento de 49€ puede venir bien a quien esté en una situación en la que necesite compartir un disco y y además esté acostumbrado a los productos y software de la marca.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear