Por @Alvy — 18 de Julio de 2016

Los disquetes no van a durar para siempre. Pero no me da pena: yo tampoco duraré para siempre.

– Tom Persky
FloppyDisk.com

Este buen hombre gestiona FloppyDisk.com y cuenta en este videoreportaje de Great Big Story cómo ya bien entrado el siglo XXI uno se puede ganar la vida dignamente con los disquetes que usaban los viejos PC. Podríamos decir sin lugar a duda que es el último baluarte de la era de los floppys.

En su empresa (FloppyDisk.com) compran por decenas de miles disquetes que aparecen de la nada y acaban en manos de las gentes del reciclaje. Una vez comprados los limpia, clasifica por tipos y borran – desechando los que ya no sirven. El resto se etiquetan como «restaurados» y quedan listos para vender.

Históricamente recordemos que hacia 1988 el floppy de 3½" superó al disquete de 5¼"; el iMac de Apple con CD-ROM (únicamente) data de 1998 pero en 2001-2002 era más o menos normal que los PC vinieran todavía con unidades de disquetes; en cambio hacia 2007 un PC con disquetera era ya una auténtica rareza: tan solo el 2% de equipos los llevaban instalado de fábrica. Verlos en un PC era «la marca del equipo viejuno». Y con el crecimiento desmesurado del tamaño del software los disquetes se volvieron poco prácticos, la verdad.

¿Qué queda entonces de todo aquello? ¿A quién se le venden los disquetes? Sorprendentemente –o no– todavía tienen muchos usos: tristemente muchos equipos de las administraciones públicas –especialmente los militares– todavía funcionan con disquetes. También se usan en máquinas como algunos los cajeros automáticos, viejos aparatos de música e incluso –atención– en la aviónica de algunas aeronaves (así, como suena).

Que los disquetes todavía durarán algún tiempo parece claro, especialmente teniendo en cuenta que algunos silos de misiles nucleares siguen usándolos, pero ni siquiera los formatos de los 80 y 90, sino los disquetes de 8" que se inventaron en 1972 – hace ahora 44 años (!!) Y si Tom Persky no los reciclara, no habría forma de replicarlos ni hacer copias ni modificar con seguridad esa información.

Mi ironía favorita de todo este asunto es que el precio de una caja de diez floppys 3M de 3½" HD / 1,44 MB es de unos 10 dólares… Que es más de lo que costaban en los 80 (también me maravilla que todavía se puedan comprar en Amazon). Comparativamente hoy en día puedes comprar por 3 euros la unidad un pack de 10 pendrives de 8 GB, que lo que supone unas 600 veces más capacidad de almacenamiento que una de esas cajas de 10 discos.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear