Por @Wicho — 5 de Octubre de 2010

Desde hace mucho tiempo en mi bolsa del ordenador no falta un módem USB 3G, que en innumerables ocasiones me ha sacado de un apuro, ya sea en sitios en los que la carencia de Wi-Fi abiertas es manifiesta, o en saraos en los que fulminamos la Wi-Fi a los pocos segundos de empezar.

Vodafone K4505En los últimos meses, por cortesía de Vodafone, he venido utilizando el K4505, que físicamente es como una memoria USB algo más grande de lo normal, con el conector USB retráctil, lo que evita tener que estar pendiente de la típica tapa que acaba siempre por perderse.

A cambio, si los puertos USB del ordenador en el que lo vayas a utilizar están un poco juntos, como es el caso de mi MacBook Pro, no hay manera de utilizar el otro puerto a menos que uses un cable de extensión USB, que en el caso del K4505 viene incluido en el kit, para pinchar el módem al ordenador.

Tiene también un conector para una antena externa, aunque ni la tengo ni nunca la he echado en falta, y en el mismo compartimento que se instala el SIM tiene una ranura en la que se puede poner una tarjeta microSD de hasta 32 GB, con lo que también puede hacer las veces de memoria USB.

Desde el punto de vista de la conectividad, soporta HSPA+, lo que en teoría le permite alcanzar velocidades de bajada de hasta 21,6 Mbps, y HSUPA, con velocidades de subida de hasta 5,76 Mbps.

En la práctica, nunca he conseguido alcanzar estas velocidad punta, pero en realidad no importa demasiado, porque la conexión es lo suficientemente rápida -calculo que la media rondará los 10 Mbps de bajada y los 1,5 de subida- como para que sea perfectamente utilizable para navegar por la web, leer y recibir correo, descargar actualizaciones de canales RSS, etc.

No soy muy de jugar, así que lo que no puedo decir es si los problemas de latencia que solían ser típicos de este tipo de conexiones siguen estando ahí.

Pero de todos modos, el que una conexión 3G sea perfectamente utilizable hace tiempo que no es novedad. Para mi lo que ha sido una verdadera novedad con el K4505, como usuario de Macintosh, es que es la primera vez que me siento un cliente normal y no de segunda.

Me explico: Todos los módems USB 3G que había probado hasta ahora funcionan con Mac OS X, pero hasta ahora siempre había tenido que buscar el software adecuado en la web de Vodafone, algo que no necesariamente es sencillo, y descargarlo para instalarlo y poner el módem a andar.

Sin embargo, en el caso del K4505, al conectarlo por primera vez al ordenador se monta una imagen de disco en la que está el instalador de Vodafone Mobile Broadband (a pesar de lo que dice la web de Vodafone, el enlace es a VMB), el software con el que se gestiona el funcionamiento de este, lo que evita esa excursión por la web de Vodafone.

Además, una vez que el software está instalado, la imagen de disco se desmonta automáticamente al conectar el módem, con lo que el icono no está «molestando» por el escritorio.

Esto es ya toda una novedad, pero es que además, por fin, con el citado Vodafone Mobile Broadband, que sustituye a Vodafome Mobile Connect, se puede gestionar no sólo la conexión a Internet, algo que VMC ya hacía, sino también se pueden gestionar los SMS que se reciben en esa línea, algo que antes no se podía hacer, con lo que la única manera de verlos era introducir el SIM en un teléfono.

En definitiva, un dispositivo altamente recomendable para usuarios de Mac OS X, no sólo por su hardware sino, especialmente, por su software. Y por cierto, si tienes otro módem USB anterior de Vodafone, comprueba si puedes usarlo con Vodafone Mobile Broadband, merece la pena.

Eso sí, ojito con las tarifas de datos, mira siempre muy bien lo que tienes contratado, no sea que te lleves una desagradable sorpresa en la próxima factura.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear