Por @Alvy — 17 de Febrero de 2016

Cuenta un viejo chiste –no recuerdo si era un relato o una viñeta– que

Un niño de corta edad y un perro están jugando al ajedrez. A medida que la partida avanza un curioso que rondaba por allí consigue ver lo que sucede: el perro consigue defenderse en el medio juego pero acaba sucumbiendo al final, cuando el niño captura una pieza y anuncia «jaque mate».

– ¡La inteligencia de ese perro es asombrosa, estoy maravillado! dice el adulto.

– No se crea –responde el niño– Usted no ha podido verlo, pero de las últimas diez partidas solo ha podido ganarme en dos.

Todo es relativo.

Esa misma sensación me ha dejado el artículo de Wired titulado La mejor Inteligencia Artificial actual todavía suspende un examen de ciencias de octavo curso (The Best AI Still Flunks 8th Grade Science). Allí viene a explicar cómo para probar el funcionamiento de algunos de los sistemas de IA actuales los expertos les preparan exámenes y los comparan con los de los niños:

Un investigador del Instituto Allen preparó un concurso al que invitó a unos 800 expertos en sistemas de inteligencia artificial. El examen sería el equivalente al de octavo curso de ciencias [niños de unos 13 años]. Los sistemas «inteligentes» que mejores notas obtuvieron tan solo acertaron en el 60 por ciento de las cuestiones. En otras palabras: por lo general suspendieron.

Si te apetece probar, esta era una pregunta tipo:

La idea de los investigadores del Instituto Allen no es tanto encontrar una máquina que supere el test de Turing, sino más bien crear «exámenes estándar» que permitan comparar de forma razonable la inteligencia de ciertos sistemas y la de los seres humanos

(Obviamente está el tema de si el tipo de preguntas que plantean estos tests –incluida la dificultad de entender las preguntas– son «inteligencia» u otra cosa. Podría decirse que en este ejemplo son conocimientos o cultura científica más que inteligencia; este es uno de los debates típicos de la inteligencia artificial, sobre lo que mucho se ha escrito.) [¡Gracias Zerjillo por el matiz!]

En este sentido, como en el chiste: se podría considerar que el hecho de que la mayor parte de las inteligencias artificiales todavía no alcance el nivel de los niños de 13 años en ciencias es un poco «desastre» (el autor de Wired termina preguntándose algo así como «¿Cuándo dejará la inteligencia artificial de suspender esos exámenes para llegar a ser algo realmente revolucionario y avanzado?»)

Pero por otro lado podríamos maravillarnos de que ya haya al menos algunas IA capaces de alcanzar ese nivel (¡e incluso menos!) Sobre todo, supongo, cuando hay muchos humanos «reales» que ni siquiera tienen tampoco el nivel como para aprobar un examen de ciencias para niños de 13 años.

Compartir en Facebook  Tuitear